Mapa de recursos


BALTAR, EL VALLE DEL SALAS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El visitante de Baltar podrá observar la belleza, riqueza y variedad del paisaje.

Tiene este municipio hermosas aldeas en las que abundan loa elementos etnográficos. Encontraremos también interesantes muestras de arquitectura religiosa. Pero les recomendamos tomar los senderos que conducen a las riberas de los ríos, a las fragas y soutos y a la montaña de Larouco para disfrutar plenamente de los más bellos espacios naturales.

 
El carácter fronterizo marca inevitablemente la historia de un pueblo. La cercanía con Portugal ha sido para Baltar fuente de enfrentamientos pero también motivo de hermanamiento y colaboración.
Los límites territoriales son hoy algo inapreciable. Una situación que nos devuelve a tiempos pasados, cuando los galaicos ocuparon lugares como el Castro da Boullosa. Los vestigios de antiguos pobladores también se perciben en forma de petroglifos.
La relación entre Baltar y el país vecino adquirió su forma más peculiar en tiempos del Couto Mixto. La parroquia de Meaus no sólo contaba con privilegios que luego detallaremos. Era también un lugar abierto al libre comercio, al contrabando.
Pero esos tiempos han quedado muy atrás y Baltar se esfuerza hoy por explotar toda su potencialidad. Pasear por su casco urbano nos permite descubrir una iglesia parroquial con mucho encanto. Y a su alrededor, viviendas donde los elementos tradicionales saltan a la vista.
Este municipio concede además una extraordinaria importancia al disfrute del tiempo de ocio. Por eso se potencian diversas actividades relacionadas con su espléndido entorno natural.
Elegimos como epicentro de nuestra visita una casa de turismo rural. A Rousía lleva cuatro años abierta al público y ofrece un servicio de gran calidad. Si lo que buscamos es un poco de independencia podemos alojarnos en esta casa apartamento. Y si decidimos darnos un pequeño lujo nos decantaremos por la suite.
A Rousía tiene otras siete habitaciones y un espléndido salón donde se han aprovechado muchos elementos de la antigua casa. Sus dueños piensan ahora en construir un pequeño spa que complete las propuestas de ocio que ofrece el municipio.
Nosotros decidimos empezar nuestra visita en el museo Nelson Zúmel. Ciento dos obras cedidas por el pintor para disfrute de vecinos y visitantes de su localidad natal. Más de la mitad de los cuadros pertenecen a la colección particular de Zúmel. Y es que el artista fue marchante antes que pintor. Las salas de exposición están ubicadas en la Casa de la cultura. Su exposición permanente permite contemplar la variada obra y la evidente evolución estética experimentada por Nelson Zúmel. br> Baltar ofrece también la posibilidad de recorrer distintas rutas, denominadas Camiños na fronteira. Una de las más atractivas es la que lleva a la antigua aldea de Rousía. Un lugar suspendido en el tiempo. En el fondo del valle del Salas, una enorme carballeira oculta los restos de un espacio cargado de leyendas. Se dice que una plaga de hormigas obligó a los vecinos a abandonar sus hogares. Pero también es probable que se debiera a los enfrentamientos con pueblos del otro lado de la frontera. En todo caso el bosque parece empeñado en borrar los rastros del pasado. La historia de muchas generaciones.
Baltar es además un lugar donde el cielo se muestra extraordinariamente accesible. Un municipio privilegiado para la práctica del parapente. Por algo hace dos años se celebró aquí la Copa del Mundo. Y este verano albergará la Copa Ibérica. Entre el 18 y el 24 de julio podremos ver volar sobre la sierra de Larouco a los mejores parapentistas de los dos países. Será la primera vez que gallegos y portugueses organicen conjuntamente esta prueba.
La nieve y las malas condiciones meteorológicas no han sido impedimento para esta exhibición. Y es que los parapentistas de la zona están a un nivel muy alto.
Los fines de semana se reúnen aquí decenas de personas. Atraídas por esta sierra de cimas suaves que se ha revelado como el lugar idóneo para volar. Al margen de países y fronteras.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook