Mapa de recursos


NEGUEIRA DE MUÑIZ LA SUAVE MONTAÑA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El entorno natural es el principal valor de este singular municipio.

El municipio de Negueira de Muñiz, constituye un marco idóneo para la práctica de deportes de montaña como el montañismo, la escalada y el senderismo. El embalse de Salime, enclavado en un paisaje de singular belleza en contacto con la naturaleza, singulariza el paisaje de estas tierras.

 
Este fue el recibimiento que nos dio el valle accidentado de Negueira y su embalse.
El vapor de las lágrimas vertidas por un embalse odiado en su momento se transforma en belleza. La particular lógica de la vida.
Sí, lo reconocen, son el municipio menos poblado de Galicia, no llegan a los 300 habitantes ,y no niegan que están en los confines, perdidos de todo, pero tienen orgullo. Están poniendo mucho empeño por borrar una imagen de abandono, de desidia, creen en el futuro. En el pasado formaron junto con Fonsagrada el concello de Burón, el artífice de esa independencia fue Antonio precisamente Muñiz, quien les enseñó a luchar ya entonces creando las sociedades agrarias.
La arquitectura cuidada de sus aldeas despierta nuestra admiración, igual que su mentón alzado ante cada una de sus reformas y cuando nos advierten que están escaldados con los medios de comunicación. Todos caen ante la tentación literaria de hablar de un lugar perdido en el tiempo, pero ellos están aquí, ahora, luchando con dignidad, y están hartos de esa imagen artificial. Porque en Negueira de Muñiz se vive, se respira, se ríe, no hemos entrado en una postal.
Aquí hay dos mesones, más de los que pueden decir otros municipios, y hay una bodega que embotella vino de la zona, y desde luego una casa de turismo rural, casa Vizcaín. Comenzó timidamente y con pocas habitaciones, pero imbuidos de ese espíritu optimista reformaron la casa contigua con gusto, y ahora la oferta es muy amplia y ambiciosa.
En la comuna del Foxo se instalaron hace años hippies que buscaban respuestas, o huir de tantas preguntas, y ahora conviven en paz polos opuestos, olvidando ya la utopía.
La historia y la vida de Negueira está en parte marcada por un acontecimiento: la construcción en 1946 del embalse de Salime que la condenó en vida.
Muchos vecinos perdieron sus tierras a cambio de pequeñas indemnizaciones, en total unos 17 millones de pesetas. Se tuvieron que trasladar hasta la terra Chá. Negueira quedó prácticamente incomunicada, dividida en dos por la gran masa de agua, y más despoblada que nunca.
Las dos orillas son de Negueira.
Muchos se resistieron, y su agónica impotencia dicen que ha quedado prendida en las paredes. Los hippies intentaron instalarse en las casas de esta aldea abandonada sólo en parte ahogada, pero los golpes del espíritu de Enrique les condenaron al insomnio.
Aún más que esta historia impone, como poco, el nombre de la cima del Busbeirón, pozo de las mujeres muertas.
El embalse de Salime tiene un recorrido de unos 30 kilómetros Este embalse de aprovechamiento hidroeléctrico tiene una capacidad superior a los 250 hectómetros cúbicos. El embalse afectó a una zona de casi 700 hectáreas. Fue el más grande de los construidos en España, y el más importante de Europa en su modalidad. En la actualidad es el más grande de Asturias.
En el habla, en el espíritu Asturias no es otra comunidad, es una vecina. Aquí el paisaje no es bonito, es guapo.
Esta guapa piedra marrón, la pizarra, son comunes en todos estos pueblos que se funden armónicamente con el paisaje. Y comparten estos particulares hórreos de dos cuerpos, en el exterior se seca el maíz en el interior la matanza.
Y sobre todo las iglesias que responden a patrones arquitectónicos diferentes a los que rigen en el resto de Galicia.
La de San Salvador es de principios del siglo XVI con este pórtico cubierto y tan parecida a la de Grandas de Salime.
La naturaleza también hace sus pinitos constructores y de repente encontramos paredes rocosas que no son pilar de nada.
Estamos en una zona considerada Lugar de importancia comunitario, y no es una casualidad.
El silencio, las horas de conducción en la espalda para llegar hasta aquí, lejos de todo, la calma a la que nos obligan las carreteras, y la nieve nos lleva a sentirnos un poco salvajes y trepar casi hasta la cumbre del monte Busbeirón y contemplar las aldeas de la otra orilla. Pocos habitantes pero muchas entidades de población, 28 en total.
Y durante el lento discurrir por sus carreteras nos encontramos por fin corzos y zorros de esos que siempre hablan las guías pero que al final nunca es posible ver. Definitivamente esto es auténtico. Aunque los pinos también han llegado a estas laderas. Especies de crecimiento rápido al lado de castaños y abedules.
Cae la luz y arranca reflejos anaranjados de la nieve, de las cumbres, y toca irse, pero tenemos que repetírnoslo muchas veces. Somos conscientes de que una cosa es visitar un lugar y otra habitarlo, pero con Negueira aún nos queda una cuenta pendiente.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook