Mapa de recursos


NAVIA DE SUARNA, EL VALLE PROFUNDO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un municipio de noble historia y atractiva puerta del Parque Natural de Ancares.

Los amantes de la naturaleza disponen en el municipio de bellos recorridos por los valles, montañas, bosques y ríos, del ayuntamiento de Navia de Suarna. Podremos conocer además su rico patrimonio y una amplia muestra de los elementos etnográficos característicos de la comarca de Ancares.

 
Un río y un puente? Una villa encantada y un castillo medieval. Navia de Suarna no queda de paso, y es por eso que todavía encontramos aquí lo más auténtico de un profundo valle y de una gran montaña.
Su historia es casi desconocida hasta el S.XV. Antes de esta fecha sólo existen algunos datos arqueológicos referentes al ábside románico de San Miguel de Barcia.
También a la calzada abombada del puente de la villa, que con un sólo arco de trazo medieval, conserva intactos sus antecedentes romanos. Y por último una alusión del año 1037 al castillo que preside la villa.
Pero su historia viene de otras épocas, según atestiguan la gran cantidad de castros que se conservan, como el de Larxentes. De todos estos datos se deduce que la historia de este ayuntamiento está todavía por escribir.
Por lo menos desde el ya mencionado siglo XV, Navia de Suarna ha estado unida a la poderosa casa de los Osorio de Villalobos, Condes de Trastámara y más tarde a los Condes de Altamira, Grandes de España desde 1613. El castillo es el testigo más directo de la historia de éstos que fueron señores de Navia y ya antes lo había sido también de la revuelta Irmandiñaque le costó buena parte de sus cimientos. Como algunos recuerdan, la hidalguía con tendencias carlistas continuó siendo el sector social dominante hasta el siglo XX, época en la que pierde su fuerza debido a la emigración que azotó fuertemente estas tierras y que dejó sin caseros a los mayorazgos.
Lo cierto es que aquí la vida nunca ha sido fácil, en apenas 3 décadas el municipio perdió casi 5.000 habitantes, quedando en Suarna unos 2.000 vecinos.
Pero también es cierto que sus gentes, cuando necesitan reencontrarse con la tranquilidad y la calidad de vida que brota de este valle, regresan sin dudarlo, y lo hacen al abrigo de algunos de los pequeños pueblos que poco a poco despiertan de su profundo letargo.
El valle del Rao es uno de esos lugares que bautizamos de insólitos y las altas cumbres, que desde aquí empiezan a dibujar la Sierra de Ancares, la mejor referencia para llegar a sus tierras.
Si miramos intuimos su esqueleto, si tocamos acariciamos el moldeado de sus formas y con delicadeza admiramos las marcas que le han dejado el paso de los años.
Porque Suarna ha sido el escenario de múltiples formas de vida, y aunque hoy ya en desuso, se siguen viendo las alzadas a las que se desplazaba la gente en verano, muchos hórreos conservan el tejado de paja de centeno, y los cortines que protegían las colmenas de los ataques de los osos, todavía guardan la forma circular originaria.
Estamos en el siglo XXI y la gente empieza a apostar de nuevo por Navia y por sus posibilidades, La agricultura, la ganadería y consecuentemente la empresa cárnica son los sectores que se están desarrollando con fuerza.
Pero no cabe la menor duda de que la mayor virtud de este municipio es su entorno, su paisaje y su riqueza natural.
Por eso el sector turístico es el ?As? de nuestra baraja.
Cómodas y acogedoras instalaciones nos permiten descansar en rincones donde el pequeño detalle es el que manda.
Para los más aventureros, rutas que se disfrutan más, si cabe, sobre las ruedas de un 4X4 y en esta ocasión con la emoción añadida de un gran paisaje nevado. Y para los más tranquilos y los amantes de la pesca, nada mejor que unos paseos interminables por las riberas del rio Rao o del Navia.
Dos elegantes caudales que se hermanan en la mayor frescura y que mantienen despierta su fascinante idiosincrasia.
En definitiva, las dos piezas que faltaban en el puzzle para que este entorno de Suarna ocupe un lugar privilegiado dentro de nuestro libro de visitas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook