Mapa de recursos


POR PARADELA PASA EL CAMINO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Sus mejores paisajes están siguiendo el curso de los ríos Loio y Miño.

Las hermosas vistas sobre el valle del Loio y los bonitos entornos de las riberas del río y de su confluencia con el Miño, junto con el amplio patrimonio artístico, son razones más que suficientes para conocer y disfrutar de unos días de vacaciones en el lugar.

 
El Camino de Santiago ha dado a conocer a los grandes desconocidos del interior de Lugo, entre ellos Paradela. 7 kilómetros del camino de la concordia discurren por estas sorprendentes tierras.
Estamos en un triángulo mágico cuyos vértices son el camino de Santiago, la Ribeira Sacra y el Miño.
Dicho prosaicamente estamos entre el valle del Miño y la depresión de Sarria. Y nos paramos en Paradela donde los romanos recambiaban sus caballerías. Ahora donde se recambian las pilas es en el albergue de Ferreiros, aunque en esta zona hubo también un hospital de peregrinos.
Sigue en pie la iglesia de Santa María de Ferreiros. Otra iglesia nómada trasladada piedra a piedra desde su ubicación en el siglo XVIII. Fue importante fábrica de armaduras y útiles para peregrinos. Ojo a la monumental portada románica. El camino se encuentra con otros caminos como la calzada medieval de Marcadoiro, y los singulares marcajes del minifundismo.
Y discurre por Moimentos un poblado nacido por y para el camino. Para conocer el resto del patrimonio de Paradela hemos de desviarnos ya del camino.
Hubo dos monasterios en la edad media este y el de Santa María de Loio. De este último sólo quedan piedras, pero en el siglo IX era la morada de los caballeros cambiadores, los templarios de Galicia, que defendían a los peregrinos, origen de la orden militar de Santiago.
El año pasado ni uno hubiera estado en paro pues pararon en estas tierras 17.000 peregrinos.
Mosteirovello fue monasterio Bernardo y de monjes negros.
Mucha energía hay aquí en Paradela, pues durante todo el día estamos rodeados de enormes campos de mámoas, como siempre muy difíciles de distinguir.
Llegamos al Monumento nacional de interés turístico cultural desde el año 1982. Esta Iglesia de San Facundo de Ribas de Miño, consta de templo y casa rectoral totalmente restaurados. La iglesia es producto de cuatro etapas constructivas. El foso que la rodea es la prueba de que la restauración sacó a la luz zonas sepultadas por varios aludes. Las pinturas también emergieron bajo la cal que las cubría. En San Miguel lo importante es este cruceiro uno de los más importantes y conocidos en Lugo, con un capitel de hojas y volutas, y fuste decorado con motivos de la pasión de Cristo. Y sobre todo la dolorosa con una hoja de hierro que parece pegada. De la iglesia de San Miguel dicen que sus milagrosas campanas ayudan en los partos difíciles.
A la virgen de esta Ermita de Penarredonda de 1740, le rogaban para que intercediera en los devenires meteorológicos.
No sólo encontramos hermosos edificios en la tierra si no también bajo el agua, o debería estarlo porque las escasas lluvias han modelado un nuevo paisaje. Esta zona está formada por un profundo valle que ha horadado el Miño, aunque muchas de las zonas han sido asimiladas por el embalse de Belesar. El Embalse de Belesar va tan bajo que entramos dentro de el, atravesamos un puente que hace mucho que perdió todo su sentido, y encontramos imágenes de un simbolismo casi hiriente.
El halcón vuela sorprendido intentando reconocer su habitual territorio. Con perdón, la fauna más interesante de Paradela son las anguilas que preparan de manera exquisita.
Se puede venir a pescar al río Loio, y desde hace poco también a pasear en la ruta que han marcado y que discurre entre molinos y puentes.
Aunque nada como el paseo fluvial de la capital, el complejo de A Ruxidoira. Pacios no tiene mucho aspecto urbano pero sí este paseo con halo urbanita que remata de manera tan espectacular al lado de la piscina municipal, y también del Centro sociocultural.
Y nos vamos ya a conocer las casas de turismo rural que tienen el handicap de mantenerse en las cifras del pasado año Xacobeo. La Casa de Foilebar, está en manos de un enamorado de su zona y de la que se ha informado al detalle para hacer más amena la visita, uno de los datos: en este valle se ocultó el famoso maqui O Piloto. Construida en cuarcita rojiza y granito, contempla el valle del río Trapa, realmente Trampa. Y de Foilebar oFoso para cazar los lobos, nos vamos a las otras grandes cristaleras de la casa de Cimadevila. Conservan las vigas originales, las paredes, algunos muebles, una propuesta arriesgada aunque parezca lo contrario. Pero la meta es ofrecer lo mejor. Nosotros lo hemos probado y lo aseguramos.
Afortunadamente Paradela ya no es una desconocida.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook