Mapa de recursos


En el Mar de Arousa

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vilagarcía, moderna, activa y centro de negocios, es también un apetecible destino vacacional.

Nuestro espíritu viajero nos conduce hacia la Ría de Arousa. Partimos desde su corazón, Vilagarcía, la octava ciudad de Galicia en número de habitantes. Si nos proponemos pasar aquí nuestras vacaciones tendremos a mano todas las posibilidades que nos ofrece la Ría de Arousa.

 
Los servicios para los visitantes son impecables y están al alcance de todo tipo de bolsillos. Los espíritus más libres podrán descansar en campings a la orilla del mar. Para sentirse como en casa, la oferta de apartamentos de alquiler es asombrosa, pero también hay buenos y confortables hoteles, casas de turismo rural y hasta los más sibaritas podrán dormir en señoriales pazos.
La gastronomía merece un capítulo aparte, sería imperdonable visitar esta ría y no dejarse seducir por su buena mesa, en infinidad de establecimientos, restaurantes grandes y pequeños que preparan como nadie los sabrosos regalos del mar de Arousa. Un dato para anotar en el cuaderno de viaje: la ría de Arousa es la primera factoría del mar gallego. Sus aguas están sembradas de bateas donde crece el mejor mejillón del mundo, y vieiras, y almejas, y berberechos... Hemos tenido la suerte de que la sombra del Prestige pasara de largo frente a estas costas, suerte y el coraje de nuestros marineros. Gracias a todo eso aquí están nuestras playas a ambos lados de la ría. Las de Vilagarcía, Vilaxoán y A Illa de Arousa al sur, al norte las de Rianxo, Boiro, A Pobra y Ribeira.
Surcamos las aguas que acunaron la inspiración de los escritores arousanos. Cabanillas, Valle-Inclán, Manuel Antonio, Castelao, Dieste. La ría es prolífica en magia y talento, es el mar de los poetas. Y es el mar apetecido por romanos, piratas y vikingos. Pero también la ruta marítima del Apóstol Santiago. Las olas todavía susurran la leyenda del traslado de sus restos en una barca de piedra por estas aguas. La verdad es que es difícil no sentirse inspirados. Si a belleza natural sumamos importantes conjuntos patrimoniales como los de Catoira o la fidalga Cambadosobtendremos la combinación perfecta. La capital del albariño es el paraíso de los pequeños placeres. Un viajero curioso notará cómo su atención se desvía hacia rincones y detalles donde la vida cotidiana se entreteje con pinceladas de señorío y romanticismo. No se puede dejar de cumplir con otra especialidad de la casa: tomar este sol casi veraniego en las terrazas de Fefiñáns.
Cruzamos hasta la otra orilla para anotar otra parada en el cuaderno de bitácora: Ribeira, el primer puerto de bajura de la Unión Europea. En cualquier época del año, la navegación por sus aguas es un seguro para una ruta agradable. Y aún pueden encaramarse al mirador de A Curota o finalizar el día contemplando un espectacular anochecer en el faro de Corrubedo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook