Mapa de recursos


La Costa de Oleiros

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una riqueza ambiental y paisajística que han merecido su inclusión en la red Natura 2000 de la Unión Europea.

Navegar por esta costa es descubrir el más variado paisaje. Desde abruptos acantilados a playas de fina arena. Y el en medio uno de los más importantes espacios naturales del litoral de A Mariña Coruñesa, el de Dexo.

 
El puerto de Lorbé nos dice adiós. Nosotros lo convertimos en un hasta luego, por aquello de dejar amistades y recuerdos en cada puerto. Ahora nosotros nos dejamos llevar por el mar, para conocer la costa de Oleiros como la recorren todos los amantes de las embarcaciones de recreo. Es uno de los trayectos favoritos de estos nuevos lobos de mar, por sus excepcionales condiciones de navegación y por el atractivo de sus paisajes. Volviendo la vista atrás, damos con el Serrón de la Torrella, que marca el principio de la Ría de Sada, que conoceremos más adelante. Y, de frente, nos saluda Punta Prioriño, que marca en el horizonte la entrada de la Ría de Ferrol. En este tramo del Golfo Ártabro nos encontramos con paisajes muy variados. Ahora son acantilados, esculpidos por el cincel de las olas y la fuerza y la paciencia de años contra las rocas. Es también un espacio para dejar volar la imaginación, que se cuela libre en las grutas. Así libres vamos navegando en este día espléndido por estos lugares de una riqueza ambiental y paisajística que han merecido su inclusión en la red Natura 2000 de la Unión Europea. De hecho, bordeamos el magnífico espacio natural de Dexo, área protegida por su alto valor geológico, botánico y zoológico, y que los de Oleiros cuidan con primor. Alcanzamos la Punta do Seixo Branco, con su característica línea de cuarzo. Dicen los expertos que, por sus características geológicas, los alrededores de esta punta son como una parte de la Costa da Morte en el corazón del golfo Ártabro. Un parecer que habla de las dificultades de esta costa. Lo confirma el dicho popular de quen pasou a Marola, pasou a mar toda. Franquear este islote de A Marola con malas condiciones es toda una prueba de navegación. Por todo está siendo excepcional en este viaje, y hasta pequeños arroaces nos acompañan en nuestro navegar. Avistamos enseguida la ensenada de Canabal, con su isla y sus acantilados. Y ya con la ciudad de A Coruña como telón de fondo. Los faros de Mera son el santo y seña que marcan la entrada para los barcos en la ciudad. Son los vigías que nunca descansan, avisando de los peligros. Tras pasar por el arenal de Espiñeiro, llegamos a la ensenada de Mera. Al borde del mar está el Oleiros más residencial, con sus casas de colores vivos asomadas a este balcón. Sus playas son unas de las de mayor atracción del municipio, y esta de Mera es una de las preferidas por los coruñeses. Como la pequeña Canide, al abrigo de este litoral recortado. Punta Boidecanto, conocida también como rompetimones señala el comienzo de la bahía de Santa Cruz. La playa de Porto Cobo y el castillo medieval forman un conjunto tan bonito desde el mar como en tierra firme. Estamos en pleno centro turístico y de veraneo, una de las razones es la belleza de las playas de Bastiagüeiro y, al fin, Santa Cristina. Aquí concluye nuestra navegación por la costa bonita. Esperamos que hayan disfrutado con el paseo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook