Mapa de recursos


Bares, Espacio Natural

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La costa más septentrional de la Península Ibérica.

Es difícil decir si es la ría más bonita, pero desde luego la de O Barqueiro crea un paisaje peculiar que es frontera natural de las provincias de A Coruña y Lugo, entre los concellos de Mañón y O Vicedo.

 
Les aconsejamos esta excursión si se acercan a visitar estas tierras, porque en unos quince minutos podemos estar en el pequeño puerto de O Barqueiro, llamado así desde los tiempos en los que la única forma de cruzar la ría era en barca. Y no puede faltar recorrer sus calles empinadas y mariñeiras.
Vamos ahora en sentido contrario, para arribar en el puerto de Bares, dentro de la misma ría. Puerto, playa de bandera azul e isla, la isla Coelleira, forman una postal que invita a quedarse por aquí, a mirarla tiempo y tiempo. Quedarse también para conocer todas las historias que explican los orígenes del puerto fenicio, o Coído, que resguarda el puerto de Bares desde hace 2.700 años. El dique, una dársena de unos 300 metros, está formado por cantos graníticos colocados en ángulos obtusos. Una curiosidad: al parecer el dique fue construido mediante el sistema de planos inclinados empleado en las pirámides de Egipto, aunque la leyenda cuenta que lo edificó el diablo en una sola noche. El faro de Bares nos espera. En la punta de Estaca de Bares, estamos en la costa más septentrional de la Península Ibérica, es decir, en el norte geográfico. Nos quedamos sin palabras ante las imponentes vistas que alcanzamos desde aquí, el lugar en el que separan nuestros dos mares: el océano Atlántico y el mar Cantábrico. Por supuesto, no hay línea divisoria alguna que permita establecer la diferencia, pero a la imaginación le basta con saberlo... y con recorrer con la mirada la fiereza de los acantilados abruptos que plantan cara a las olas desde 625 metros de altura. Y, coronando la punta, el faro. La inexcusable guía en este mar de peligros y temporales. El faro de Bares es la gigantesca linterna que, en la oscuridad, ilumina el camino invisible de las aguas, el que anuncia la proximidad del refugio en los puertos.
En la cima del Monte Viso vemos cómo una prodigiosa restauración ha convertido el edificio del Semáforo en un precioso hotel de naturaleza. La reforma ha respetado la arquitectura original, pero ha permitido convertirlo en un confortable establecimiento. La suite hexagonal está solicitadísima, los motivos son evidentes, cuenta con una excelente gastronomía y las vistas son inmejorables. Unas credenciales por las que hace ya tiempo que tienen confirmadas reservas para julio y agosto. La playa de Esteiro es nuestra última parada en el ayuntamiento de Mañón. Es la expresión de una costa prodigiosa capaz de crear playas tranquilas y apacibles junto a acantilados escarpados y temibles. La sorpresa se confirma en Loiba, ya en Ortigueira, donde nacen playas talladas en las rocas y los senderos han oído hablar de O Toribio y sus fechorías, el personaje que recogieron Emilia Pardo Bazán y Valle Inclán.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook