Mapa de recursos


LOS LEGENDARIOS CASTROS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Tierras habitadas desde tiempo inmemorial.

En estas sierras se encuentran las mayores concentraciones de monumentos megalíticos. Desde el Leboreiro buscamos el territorio primitivo de los galaicos, de los querquenos. Los castros envuelven dentro de su círculo mágico el paisaje.

 
El paisaje de estas fronterizas tierras ourensanas, que se asientan entre el Leboreiro y el Xurés, tiende a la expresividad de los matices cuando se nos aparece la piedra básica de lejanos orígenes.
Desde el Leboreiro, buscamos el territorio primitivo de los galaicos, de los querquenos, de los celtas.
Todo él es una configuración geológica que va de castro en castro.Los castros envuelven dentro de su círculo mágico el paisaje; y los relatos surgen por entre el tapiz vegetal del bosque próximo, en medio de una atmósfera legendaria que confunde la huella de la historia.
Dice esta, aludiendo al territorio en el que estamos, que los montes de O Leboreiro fueron tierra habitada 6.000 años antes de Cristo; y que en el lugar del Plano Alto, para probarlo, aún se aprecia la mayor concentración de mámoas dolménicas de Galicia.
Los querquenos galaicos no distinguieron mas fronteras que las de sus castros, los mágicos círculos. Y así llegaron hasta el Portugal vecino: para construir, en el hoy fronterizo Castro Leboreiro el mas singular e impresionante de los castros portugalaicos.
Castro Leboreiro dominaba desde lo alto, -coronado aún por un pico granítico-, todo este territorio fronterizo, escenario de mil batallas posteriores. Entre galaicos y celtas. Entre celtas y romanos. Entre moros y cristianos. Por eso no queda rastro del Castro, aunque así se llame este lugar, en el que un abuelo de San Rosendo, -que había vencido al rey visidogo Witiza- construyó un castillo, protagonista asimismo de mil historias de guerra.
El castillo, aún hoy se mantiene en pié, muy cerca de la roca. La roca fue tal vez el motivo esencial del primitivo círculo mágico, el primer Castro Leboreiro. Porque en los castros encontramos el paralelismo de su configuración con las obras geológicas, relieves próximos de expresivo titanismo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook