Mapa de recursos


MONÇAO, TERRA DE DEU LA DEU

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Dicen que Monçao fue un regalo divino. De ahí su belleza y su fertilidad.

El Miño sigue siendo el eje principal del paisaje y también su nexo de unión con Galicia. Conocer Monçao es descubrir uno de los más ricos patrimonios monumentales del Miño portugués y disfrutar de una hermosa villa cargada de historia y de arte.

 
Dicen que fue un regalo divino. Y de ahí que se le diga Terra de Deu la Deu.
De la antiquísima Mónçao nos hablan sus murallas y otros monumentos grandiosos en los que se refleja su historia.
Sus calles y sus plazas conservan el carácter de muchos siglos atrás, casas ricas y bellas, fachadas bien compuestas en la belleza de una arquitectura totalmente discreta.
Pero no llega. No bastan estos acervos históricos ni esta prodigiosa decoración para contarnos todo lo que queremos saber de este lado del Miño.
Monçao tiene memoria, memoria de gente que vive el añorado ambiente de las plazas, y de las reposadas tertulias de tarde aprovechando el cobijo de una buena sombra. Aquí se continúa apreciando el trato directo, una cultura vecinal de encuentro que tristemente ya no existe en muchas partes.
Seguro que habrá algún motivo para que esta tierra portuguesa no haya perdido su don de gentes. Sus ferias más que comercio y trabajo es lugar de relación, de buenas costumbres y tradiciones que no quieren perder en el tiempo.
Por eso Monçao pugna por la valorización de todos sus factores endógenos que como ven, tienen sellos ya de una edad que se traduce en el lenguaje común de la tradición popular.
?A Casa do Curro? es una síntesis de todo ese arte propio y sirve también de plataforma para las nuevas tendencias que se han hecho aquí con un hueco.
Pero el Patrimonio de Monçao también se revela en la mesa, dicen que el gran secreto de los dioses fue este alvarinho ; un vino original, leve, fresco y de aroma afrutado.
Esta Região del Alto Minho tiene la capacidad anímica para ser testigo directo de todas estas maravillas y de alguna más que ahora les mostramos.
Decir Monçao es decir agua y disfrutar de propiedades termales, aguas calientes y sulfurosas que nos ayudan a descubrir otra fuente de vida.
Pero el Miño sigue siendo el eje principal del paisaje y el nexo de unión con Galicia. Monçao tiene enfrente a Salvaterra do Miño, que como les mostraremos corresponde fielmente a su trato. Río de fraternidad, fue también río del amor en el medioevo y testigo directo de las repetidas infidelidades de Doña Urraca.
El nuevo puente liga Monçao y Salvaterra y ambas comienzan a vivir juntas el rostro de la poesía, el sueño que fue grito. Siluetas de guerra y desamores durante siglos ven ahora un puente abrazar sus murallas. Se acabaron las voces del miedo y rencores que fomentaron algunos épicos legendarios? se acabó pues el aislamiento entre dos tierras y sus gentes en una respuesta conjunta de dos tierras que se quieren.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook