Mapa de recursos


VALENÇA DO MIÑO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una interesante villa de intercambio comercial y con numerosos atractivos turísticos.

Ciudad fortificada por motivo de su situación fronteriza con España, ya que se encuentra frente a Tuy, separadas por el río Miño. El puente que une ambas ciudades fue construido por Eiffel en 1885. Otro arquitecto francés es el autor de la fortaleza, su más interesante monumento.

 
Se llamaba Contrasta. Dicen que fue fundada por Ulises y Viriato. Aquí vivía una princesa, que por ser tan valiente, pura y bella heredó este mismo nombre, Contrasta. Es Valença do Miño, que sigue tan bella y pura como la princesa de la leyenda.
Aunque reformada con los años, modernizada y adaptada a los nuevos tiempos, Valença continúa manteniendo ese halo histórico, incluso medieval. En gran parte por la fortaleza que la rodea, que la hizo inaccesible para muchos conquistadores, pero que hoy en día la ha convertido en una de las villas más atractivas del norte de Portugal.
Su situación fronteriza, la localización estratégica en tiempos de guerra, un fuerte desarrollo comercial y una estrecha relación con el río Miño, forman una mixtura de elementos que imprimen identidad.
Desde el puente fronterizo construido por Eiffel en 1885, Valença se muestra imponente y altiva. Se sitúa en un alto, en la cima de un monte sobre el rio Miño. Cercada por una fortaleza de arquitectura militar gótica y barroca, que se comenzó a construir en el siglo XIII, aunque su última fase es del siglo XVIII.
Para aumentar su efectividad defensiva se crearon dos polígonos dentro de la muralla: la Plaza o Recinto magistral y la Coronada, separadas entre sí por un foso. Atravesando la puerta principal de acceso al fortín, la de la Coronada, la actividad es incesante. Las calles empedradas están plagadas de colores, de sonidos, de gente. La Plaza de la República concentra gran parte del atractivo turístico. En estos edificios de ventanas venecianas y azulejos portugueses se han instalado parte de los edificios institucionales, oficinas y la Cámara Municipal.
En medio del bullicio instalado entre estos adoquines, las estrechas calles de aspecto medieval acogen las construcciones más antiguas. Como esta de la casa do Poço La arquitectura religiosa surge en cada rincón de la villa, con diferentes tendencias, pero marcado estilo portugués. La iglesia de Santa María de 1276 fue la primera que se construyó en la fortaleza. En su fachada, marcadas en la piedra se distinguen dos bulas; inscripciones que utilizaban los comerciantes para medir las telas. Y en la parte trasera este nicho, nuestro peto de ánimas, ahora vacio, pero que en Semana santa se ocupa con imágenes religiosas.
Pero fuera de la fortaleza se desarrollan también diversos proyectos y actividades, como una original ruta de relojes de sol por el municipio. Aunque la más llamativa es la creación de una ecopista. Un paseo que acompaña al río Miño en su trayecto, construida sobre las antiguas vías del tren que unía Valença y Mónçao, y que servirá de reclamo turístico para la zona.
Aunque Valença no necesita excesivo reclamos para atraer a turistas y visitantes. Contrasta significa población opuesta a otra. Pero era también el nombre de aquella princesa, hija de un viejo rey, que aquí vivía, y que era tan pura y tan bella como es la actual Valença do Miño.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook