Mapa de recursos


FRADES

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En un paisaje de amplios valles regados por el río Tambre y sus afluentes, se localiza el municipio de Frades.

La pesca y la caza son los principales atractivos turísticos de las tierras de Frades, regadas por numerosos arroyos y riachuelos que vierten sus aguas al Tambre o hacia alguno de sus afluentes. Para disfrutar de estos espacios se han acondicionado varias áreas recreativas. También cuenta con un rico patrimonio paciego.

 
De Frades se dice que es la tierra de los cinco ríos, aunque la cantidad de riachuelos y arroyos que la riegan, convierten su geografía en una auténtica tela de araña. El Tambre y el Samo son los más importantes. En ellos desembocan la mayoría de las aguas que atraviesan estas tierras.
Frades se compone de doce parroquias, cada una con múltiples aldeas. Casi todas tienen un regato que alimenta sus pastos, y en todas hay buenos accesos y comunicaciones. Esto supone una importante ayuda al desarrollo de la principal actividad del municipio, la ganadería. Unas 15.000 reses pastan en estos prados y consiguen mover la economía con una producción que alcanza los 34 millones de cuota de leche.
La masa forestal, sobre todo de pino y eucalipto, en la comarca también ha generado numerosos puestos de trabajo a su alrededor.
El río Tambre marca el límite entre Frades y los concellos de O Pino, Oroso y Arzúa. Sus riberas han servido para crear zonas de disfrute y áreas recreativas, como la de Os Pasos. Aguas que forman espacios naturales que invitan a la simple contemplación. Agua serpenteante que se adentra en los molinos que hay a lo largo de su cauce. Agua que sirve también para la práctica de una de las actividades más populares en la zona, la pesca.
Adentrándonos en las fértiles y verdes tierras de Frades se descubren auténticos tesoros arquitectónicos. En la aldea de San Martiño de Gallegos se pueden contemplar los restos de una antigua vía romana, antes de alzar la vista a un majestuoso pazo Renacentista, el de Gallegos . La inscripción grabada en el dintel de la entrada, cuenta que en 1690 se alojó aquí la princesa Doña Mariana de Neoburgo, en su camino hacia Santiago de Compostela. Como agradecimiento, su esposo le concedió a los propietarios el curioso derecho a cerrar con cadena la propiedad.
Las construcciones religiosas están dispersas a lo largo del municipio. Atravesamos la subida al monte San Nicolau y en su cima descubrimos la pequeña ermita del mismo nombre que la corona.
En la parroquia de Moar, rodeada por una pequeña fraga, sobresale la iglesia de San Roque, de 1807. Hecha en piedra y con diminutas ventanas, el elemento más llamativo es la imagen de San Roque en la fachada, y un campanario de dos arcos rematado en pináculos.
En el camino a Ledoirasorprenden las vistas de unas tierras verdes, fértiles y sosegadas. Las mejores, las que adorna este cruceiro.
Al llegar a Pontecarreira nos encontramos como inmersos en un cuento de los hermanos Grimm. Esta vista general da una idea del encanto de esta villa bañada por el Tambre.
Entre hórreos de longitudes infinitas, tranquilas vacas, paisajes serenos y verdes prados, nos alejamos ya de estas tierras de ensueño, tierras de agua, tierras de Frades.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook