Mapa de recursos


LA PUERTA SUR DE GALICIA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La frontera natural entre Galicia y Castilla.

Vamos hoy en busca de la armonía de un territorio esplendoroso y rico por naturaleza, que se extiende, -a la sombra de Peña Trevinca-, desde el Portugal vecino y hasta las tierras de Valdeorras.Son villas y pequeños pueblos que se asientan en las laderas de las montañas ourensanas, la frontera natural entre Galicia y Castilla.

 
Pisaremos esta vez la misma senda que los antiguos segadores, que los carrileros que hicieron posible la llegada del tren, y los aventureros contrabandistas, que fueron los mejores guías de esta Tierra de Frieiras.
Les mostraremos los paisajes de mediamontaña al pié de la grande Trevinca. Los ríos menores que alimentan incluso al gran Duero. Lagos y embalses que ponen brillos de plata en el entorno. Las huellas de ancestrales tribus y los castillos nobles. La postal de primavera de las aldeas de ladera. Castaños, fresnos y abedules.
En suma, todos los encantos de una comarca... ¡Bella por naturaleza! Es un placer abrir de par en par la puerta sur de Galicia, para que ustedes nos acompañen una vez más por esta tierra magnífica y verdescente , en la que aún es posible vivir intensamente la policromía de una nueva primavera.
Los grandiosos montes de Pena Nofre, y las sierras Seca y Segundeira, mil cien años después , son aún el nexo geográfico entre Galicia, el nordeste de Portugal y las tierras de Castilla y León.
Y a estos relieves ásperos y desolados, y a los ríos que desde ellos descienden, debemos los valles hermosos y fértiles por los que transcurrían las romanas calzadas empedradas, en las que los peregrinos del medioevo dejaron su imborrable huella, haciendo posible la actual Vía de la Plata de las rutas a Compostela.
La modernidad les llamó Portillas del Padornelo y la Canda, y en el asfalto de la vieja carretera que serpentea el pasado reciente están escritas miles de emocionadas historias de los segadores gallegos cuando regresaban de las interminables jornadas de la siega en la ancha Castilla.
Como en la vía paralela del ferrocarril, reviven en la memoria aquellos días en que los carrileros hicieron posible con su esfuerzo una mejor relación con el centro peninsular.
Y en el perfil de la sierra, que hermana a Galicia y al Portugal del Condado de Bragança, pervive también en el recuerdo la aventura que protagonizaron contrabandistas de uno y otro territorio, gentes legendarias por necesidad. Romanos, peregrinos, segadores, carrileros, aventureros contrabandistas construyeron viejos caminos en los que se basa la historia de la Puerta Sur.
La abriremos también hoy de par en par para respirar asombro en este paisaje de montaña que admiramos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook