Mapa de recursos


EL VALLE DE PETÍN

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Extendiéndose en la margen izquierda del embalse de San Martiño, se encuentra el municipio de Petín.

Su posición geográfica la convirtió en tierra de paso natural de entrada en Galicia, lo que junto a su riqueza minera, sobre todo aurífera, determinaron los asentamientos humanos desde muy antiguo. El vino y el paisaje, juntamente con sus monumentos son los principales valores de este pequeño municipio.

 
Sin ver el calendario en Petín saben cuando llega el verano por la cantidad de gente que llega al pueblo. Por los coches con matrícula extranjera. Por el acento francés de sus vecinos.
La emigración dejó a esta villa con unos 1000 habitantes, y, por ahora, sin vistas a una recuperación. Aunque cada vez son más los jóvenes que vuelven. El concello ha creado una bolsa de empleo para animar a los que los visitan en verano a que se queden definitivamente.
Lo cierto es que hasta ahora la situación no era muy favorable para la juventud. La industria pizarrera que había dinamizado la actividad comercial del municipio cerró sus puertas, y la mayoría de la población se trasladaba a otras localidades.
Su ubicación en la comarca de Valdeorras hace de Petín uno de los núcleos vinícolas de Galicia. No hay más que contemplar sus laderas plagadas de viñas para imaginar el movimiento que se genera a partir de la uva. Varias bodegas, incluso una que comercializa vino ecológico, se han instalado en este valle, lo que anima la economía del pueblo, sobre todo en época de vendimia.
Pero este año, cuando vengan los emigrantes, los franceses como dicen en el pueblo, encontrarán seguro alguna novedad. Como el malecón. Un paseo que se ha construido a las orillas del embalse de San Martiño, donde antes sólo había maleza. Desde aquí podrán ahora disfrutar de las vistas al pueblo vecino, A Rúa, y del paisaje que crea el embalse, con quince islotes que se forman a lo largo del recorrido. Una perspectiva hasta ahora desconocida. Una rápida visión desde este mirador les dará una idea de la riqueza de su pueblo.
Desde aquí se contempla perfectamente la iglesia de Santa María, situada en un alto con unas vistas fantásticas del valle. Esto no pasó desapercibido para otros pueblos que habitaron estas tierras, y justo donde ahora se levanta la iglesia existía antiguamente un castro. Quizás los franceses no lo sepan, pero en una de las piedras exteriores se identifica un tablero de juego de aquellos pobladores.
También desde el malecón alcanzaran a ver las casas que forman la parroquia de San Miguel de Mones, una de las más animadas de la comarca. Prueba de ello es este centro social que sirve de núcleo estratégico de la mayoría de sus fiestas. Justo al lado, entre las casas está la iglesia de San Miguel, una construcción muy sencilla, pero con una entrada lateral adornada de esta curiosa forma.
Todavía en el paseo fluvial terminarán de sorprenderse con el puente romano de A Cigarrosa, con cinco arcos de distintas medidas, que comparte con el vecino pueblo de A Rúa. Es un vestigio de la Vía XVIII o Vía Nova que comunicaba Braga con Astorga y tenía su paso por esta comarca de Valdeorras.
Ya en otras aguas, fértiles y bellas como son las del río Xarés, se levanta el otro puente emblema del pueblo. El de Portomourisco, que forma una estampa inigualable con la capilla del siglo XVIII.
Seis parroquias forman este concello de tan solo 30 Km cuadrados. Todas castigadas por la emigración, y luchando ahora por devolver la vida a este valle de Petín.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook