Mapa de recursos


A Gudiña

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A Gudiña ha sido históricamente parada y fonda en la entrada a Galicia desde Castilla.

Majestuosos paisajes los de estas tierras que componen el municipio de entrada a Galicia desde Castilla y límite con Portugal por el sur. En ellos se combina la fuerza de la montaña y los tranquilos parajes llenos de verdor. La villa cuenta además con interesantes muestras de arquitectura religiosa.

 
Un descanso en el camino, un momento para estirar las piernas. Este es el papel que representado A Gudiña durante siglos para los viajeros, pero si estos supieran de la verdadera dimensión de su parada y fonda igual lo convertían en lugar de destino.
Siempre han estado comunicados de todas las maneras posibles. La autovía Vigo Madrid, la nacional 525, y el talgo se detienen ante A Gudiña. Llegar a A Gudiña es lo más sencillo, pero, por el momento, también marcharse. Es la puerta de Galicia, a menos de 4 horas de Madrid.
Muchos pernoctaban en estos mesones camino a la siega en castilla desde el siglo XVIII, cuando pertenecía al señorío del Conde de Monterrei. Estos hostales y hoteles han continuado la tradición hospederade esta pequeña población. Una variante del Camino de Santiago, la Vía de la plata lo atraviesa, y ofrece descanso en su albergue. Después a caminar por el alto do Canizo.
También han parado algunos que nadie quería como los franceses en 1808, por eso algunos les llaman mouros, como los de las leyendas.
Estas tierras de frieiras son la parte más occidental de las sierras orientales, por eso siempre estamos a gran altura, por encima de los 800 m.
Contemplamos desde el alto do Testeiro las sierras, las planicies y los valles. Hasta los montes del Invernadeiro, al este, la sierra Segundeira está al noroeste, los Montes de Portugal, Manzaneda. Aunque hay que tener cuidado donde posa uno la vista porque el fuego ha hecho estragos en el paisaje.
Hemos grabado A Gudiña en otoño, en primavera, diferentes colores pero igual belleza.
Aunque a los estragos del fuego ellos responden con plantaciones de castaños. Todo quemado y en cambio este embalse de Portas es el segundo en cantidad de Galicia, y primero por la altura de la presa.
Pero en A Gudiña en general no falta agua, y a estas alturas se pone muy artística. Hay dos cuencas principales, la de los afluentes del Duero y la del Camba, afluente del Sil.
Al lado de la playa fluvial de Riberia el río se muestra más natural, menos interesado en agradar y precisamente por eso mucho más relajado. Encontramos a sus orillas está fuente restaurada.
Esta estampa es espectacular pero nada natural en cambio. Los romanos se ocuparon de hacerle esta cavidad al monte, entonces una barbaridad ahora un rincón hermoso. Y justo encima encontramos más antiguas minas romanas. Lo mejor que se puede hacer en este municipio es meterse por las pequeñas carreteras, la brújula que sólo sea la búsqueda de árboles autóctonos, el río, los valles, e incluso pueblos con algo especial.
Precisamente las zonas más abandonadas por su lejanía de los ejes de comunicación, son las más auténticas.
El patrimonio más reconocido de A Gudiña son sus iglesias. Una de sus capillas, la de A Barxa, se encuentra precisamente en esas zonas de A Gudiña ricas en naturaleza y en etnografía.
La iglesia de San Martiño fue construida a lo largo de los siglos XVII y XVIII, y en ella destaca la fachada a modo de frontón.
La de San Pedro es de tipología castellana del siglo XVII, pobre en la decoración pero con unos buenos perpiaños.
Los pazos están demasiado abandonados para grabarlos, pero podrían ser buenas casas de turismo rural. La arquitectura tradicional es parte del patrimonio de A Gudiña, pero como todo, hay que cuidarlo.
Como se ha hecho con la casa da Viuva ahora muestra de artesanía. En ella tiene su sede el grupo de acción local, al auspicio de Agader.
Otra de las actividades que realizan en A Gudiña es la Feria de Muestras Agroalimentarias y artesanal, con una protagonista clara la carne de jabalí. Se habla en la villa del Futuro polígono de Medorra, aunque por ahora el dinero principalmente se obtiene de la tierra y la ganadería. La altitud y la humedad permiten vivir de los embutidos. Incluso en algunos casos elaborando más el producto, como en industrias Lareira.
Después de lo visto seguro que pararán en A Gudiña para algo más que repostar gasolina.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook