Mapa de recursos


A Veiga, al Pie de la Montaña

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A Veiga es una de los escasos lugares que no han visto alterados sus espacios naturales.

Un municipio de alta montaña, con una altitud media que supera los 1000 metros y con la cumbre más alta de toda Galicia: Pena Trevinca con 2.124 metros. La dificultad para acceder a este municipio es uno de los factores que influyen en la conservación de la naturaleza y sus valores etnográficos que hacen del municipio, un lugar privilegiado.

 
Como prometen las imágenes, en esta ocasión tenemos ante nosotros un mundo por descubrir, donde la naturaleza y el patrimonio, al menos a nuestros ojos son lo mismo y donde además los dos son el más fiel sinónimo de colorido, de sosiego y de descanso.
Hoy les descubriremos A Veiga, sin duda la grandeza de lo sencillo. Un poder que se refleja en la elegancia o en la sobriedad del alto de Pena Trevinca, El punto más alto de toda la montaña gallega.
Más de diez rutas son las que podemos seguir para sorprendernos en cada parada: ríos, cotos de caza, glaciares e incluso lagunas, todo al pie del que quieren que sea otra moderna estación de esquí.
La ruta del Maluro nos hace la primera entrega: ALagoa da Serpe con leyenda incluida para las noches de San Juan. Dicen que aprovechando la calidez de las lumbres una serpiente emerge de las aguas en busca de convertirse en una bella mujer.
Leyendas o no, lo que está claro es que estos paisajes podrían ilustrar las mejores novelas. Otras pequeñas charcas y esta laguna, son el vivo ejemplo de la sensatez natural.
La síntesis del ciclo de la vida misma. La flora acuática es el cobijo de estas pequeñas ranas que parecen estar de vacaciones y los arbustos y las fragas son el escondite de otras aves y mamíferos. Hoy hemos podido ver de refilón algún ciervo. Ciervos, jabalís, corzos que viven aquí en Trevinca a salto entre Ourense y Zamora.
Seguimos por la alta montaña en esta ocasión en la Sierra do Eixe. Cruzamos su tupido manto verde antes de divisar las gargantas del río Mao. Estas postales nos aclaran lo que pueden significar los más recónditos valles, y en el fondo de cada uno, casi siempre un río. El Mao o el Xares son algunos a los que esta vez nos hemos acercado, aguas limpias y frías propias del deshielo, y con la fuerza necesaria para mover los molinos, que aquí también los hubo.
A Veiga guarda su historia en cada uno de los pueblos que salpican sus montañas. Algunos todavía alimentan leyendas encantadas de tiempos de los moros y otros como el pueblo de Ponte, tiene su fábula escrita en la piedra.
Pero volviendo al entorno más natural, podrán ver que hay muy pocos cambios en el paisaje. Han sido a lo sumo pequeñas agresiones que decimos perdonables y para comprobarlo, que mejor cosa que acercarse unos días, como hemos hecho nosotros. Turismo rural en Xares, en o Trisquel o un hotel al mismo pie de la montaña. Opciones variadas e igual de válidas a la hora de escoger nuestro lugar de descanso.
Lo que quizás hoy todavía no se ha perdonado, es la construcción de diferentes embalses, EL de Prada es el ejemplo de estas imponentes obras que se realizaron alrededor de los años 50 y que también afectaron a este paraíso de montaña. Ahora viven en simbiosis con el propio entorno, pero en su día seguro que de algún modo pasaron factura.
Y es que el agua siempre busca una salida, no le gusta estar encajada, el ejemplo lo tenemos en el río Corzos que en el lugar da Cántara da Moura busca el respiro y la tranquilidad de la distancia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook