Mapa de recursos


El Mar de la Vida

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde hace muchos años la forma de vida de Arousa la representan los barcos. Son un fragmento de tierra y el marinero es un habitante más de este mar salado.

Los Gallegos llamamos a las rías, mares. Sobretodo a ésta: El Mar de Arousa. La memoria colectiva nos acerca múltiples referentes, testigos directos de todo esta hermosura. Podemos elegir entre tierra y mar pero es casi seguro que nos quedemos con ambas.

 
Dornas al Sol, expertas mariscadoras, un campo de bateas? Porque esta es tierra de marineros y de marisco.
Durante la segunda mitad del s.XVII la industria pesquera fijó sus objetivos en el litoral arousano. Su riqueza biológica ha constituido desde siempre una fuente de recursos esenciales para las poblaciones que se han ido asentando en sus orillas.
Una parte de las capturas o del producto, en fresco, se destinaban al consumo local, pero la mayor parte se empezó a dedicar a la trasformación y posterior venta. Esto último es lo que le confiere el desarrollo económico del que hoy goza toda la Ría.
El mejillón es el producto a la cabeza, en 1945 Don Alonso Ozores, logró, después de varios intentos, que fructificaran las 5 primeras mejilloneras en Villagarcía. La ría es óptima para el desarrollo de esta especie. De hecho en la actualidad funcionan más de 2.500 mejilloneras, el 10% de la superficie de la ría está dedicada a la explotación de bateas, suponiendo esto el 69% del total de las estructuras mejilloneras existentes en Galicia. Es un dato revelador si tenemos en cuenta que de Galicia sale la mitad de la producción que se consume en toda Europa.
El mejillón no es el único, hay otros productos marinos? el pulpo que tiene su flota específica en Meloxo; las afamadas nécoras, las ostras, las almejas? y otros crustáceos hacen ricos estos bancos de arena.
Este tipo de producción y todo lo relacionado con los productos del mar sostienen toda una industria subsidiaria?En la lonja empieza el gran festín. El ajetreo es constante, se abren paso las pilas de cajas y braman los subastadores?convocando a los clientes habituales y a los curiosos que siempre se acercan.
Hoy por hoy las conserveras son las que crean más puestos de trabajo. Por ejemplo, en una planta como esta en O Grove, da trabajo a más de 400 personas y además todos los puestos indirectos que significa.
Fue en 1830, tras la incontrolada subida de la sal, cuando se inicia la primera experiencia conservera que utiliza como conservante el aceite, en 1920 se aumenta la flota y se conquistan nuevas áreas de caladeros?
Han pasado más de 80 años de todo esto, y aquel despegue definitivo del sector, se acabó convirtiendo en lo que hoy podemos ver. Buenos barcos y de mayor tamaño, puertos seguros y con los servicios necesarios. Puertos que continúan creciendo pero también de cara al sector turistico y deportivo. Cada día son más las plazas de amarre para yates y veleros que se acercan a pasar un verano tranquilo. Y catamaranes para los que busquen un día de aventura. Las travesías marítimas son una opción para conocer de cerca esta cultura de un mar que aquí le llaman ``el Mar de la Vida´´.
Un mar de belleza, de recursos, de música y de poesía, un mar, como verán, creador de los mejores paraísos. Pero sobretodo un mar agradecido que ofrece un notable sabor a cosecha marinera.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook