Mapa de recursos


La Magia de San Andres de Teixido

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El paisaje mágico y devoto del Santuario del Apóstol Andrés.

San Andrés se quejaba a Jesucristo de que su santuario estuviese vacío. El Señor compadecido de su soledad le prometió que todo aquel que no lo visitase en vida lo haría después de muerto. Dice la Leyenda que los lagartos que merodean por el Santuario llevan las almas de los que no peregrinaron en vida.

 
Para ahorrarle un viaje al alma tras la muerte hay que ir en vida a San Andrés de Teixido. Ahora ya no se pagan billetes para los difuntos en el autobús que llegaba al santuario. Pero es una de las romerías más famosas de toda Galicia para culminar un peregrinaje que aúna ritos del amor y de la muerte, porque a San Andrés de Teixido vai de morto quen non foi de vivo. La tradición dice que la barca del Apóstol San Andrés quedó convertida en piedra en este lugar y en su honor se erigió un santuario tan sencillo como bonito. Esto supuso la cristianización de antiguas creencias para librar el alma de vagar perdida por la eternidad. La construcción de la capilla data del siglo XVIII, aunque se edificó sobre otra medieval. La línea austera de las fachadas se corresponde con la humildad del interior del santuario: un sólo retablo donde se venera a San Andrés y un hueso de la mano del santo traído por el Conde de Lemos, que se guarda celosamente en un relicario del siglo XVII. Dentro, los devotos reciben la bendición de San Andrés, porque el santo también está relacionado con la vida, atrae el amor y favorece la fecundidad. Velas y exvotos de cera recuerdan las peticiones de los romeros o agradecen la curación de algún mal. Pero a los pies del altar se pueden encontrar todo tipo de objetos de los más curioso, porque la magnitud de la fe en San Andrés de Teixido no tiene límites. El templo cuenta con una interesante colección de exvotos marinos que ahora se puede visitar en el Museo del Mar de Vigo, donde han sido reunidos con motivo de una exposición. Aún queda cumplir con más rituales. Como el de descender por el camino pedregoso que conduce a la fuente santa , eso sí, cuidando de no pisar a cualquier reptil o insecto porque pudiera ser un alma en pena que va de romería. Y en la fuente se debe arrojar un mendrugo de pan, para ver si flota y, por tanto, la petición será atendida. Pero las tradiciones siguen evolucionando y se incorporan novedades, no siempre bien entendidas. Como la costumbre de colgar de los árboles pañuelos blancos, señuelo de los romeros, que han sido sustituidos por los modernos klínex y otros materiales no tan adecuados.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook