Mapa de recursos


La Bahía Bonita

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Aldán es un pequeño paraíso que vive mirando al mar

Aldán es una pequeña bahía llena de belleza en la que se asienta uno de los más pintorescos puertos del sur de Galicia. Admiramos el pequeño burgo marinero que conserva todo su primitivo encanto y la belleza de sus exquisitas playas de arena finísima y agua transparente

 
La bahía de Aldán pertenece a dos ayuntamientos, y varias parroquias. Pero afortunadamente desde el mar no se perciben las fronteras, tan sólo la belleza de esta pequeña y estrecha bahía.
Con montañas a ambos lados, que la resguardan de cualquier viento, es un apéndice de la ría de Pontevedra. Esta bahía se orienta al norte e introduce una corriente de frías y ricas aguas en la península de O Morrazo.
A la vista ofrece una sucesión exquisita de acantilados pedregosos y playas. Estas playas que seguro se está sorprendiendo de conocer, tiene bastante calado, son de un blanco inmaculado y arena finísima, algunas lejanas y solitarias calas, prácticamente privadas, y otras más concurridas. Pero casi todas paradisíacas. Es momento de valorar los pequeños caribes que tenemos cerca, tan sólo de aguas más frías. La más reconocida, y las más cercana a Punta Couso, el extremo oeste de la ría, es Areabrava. Esta espectacular playa tiene bandera azul sinónimo de playas limpias y seguras.
Seguimos nuestro recorrido por las calas Castiñeiras, Pipín, Xian, Pinténs, Arneles, Vilariño y Cibrán.
Para estas laderas que se impregnan del carácter virgen y salvaje de sus playas, hay multitud de planes de urbanización. Y desde luego no va a tardar la construcción de un puerto deportivo.
Por ahora para disfrutarla recorremos a métodos más pragmáticos, pero llenos de encanto, un barco bateeiro. Nuestro patrón Juan José aún no ha dejado de sorprenderse e ilusionarse por la belleza casi increíble de estas playas, sobre todo cuando nos lleva a la cala de Lajuelas, tras pasar la punta do Corvo, y una sucesión de rocas.
Juan José también insiste en que el agua de esta bahía es limpísima, no hay ningún tipo de vertido, ni residuo. Por cierto que esta es la imagen de la bahía cuando la marea está alta.
La mejor prueba no es ni siquiera el color cristalino de las olas, si no la multitud de barcos y buzos que buscan navajas en estos fondos.
La contemplación de estas playas desde el mar definitivamente es la mejor panorámica posible de unas calas de muy difícil acceso, ahora entendemos por qué, los chavales de aquí en vez de jugar al fútbol, reman.. En verano son muchos los que varan en sus orillas.
Y nos detenemos en Menduíña la otra playa más conocida sobre todo por sus servicios, entre ellos un camping.
Ya estamos llegando al ayuntamiento de Bueu, lo sabemos porque vemos la cala de las Margaritas, y a lo lejos la playa de Area de Bon. Y ya a lo lejor el Cabo de Udra. En este punto la tranquila navegación se complica un poco a causa del mar. Nada, comparado con las olas invernales que impedirían este paseo por esta ría, y desde luego también abortarían la famosa regata de Aldán. Hoy sólo hemos sufrido algún problema de calado y alguna roca.
Desde el faro de Cabo Udra se ve la ría de Pontevedra con las islas Ons, que visitaremos después, al frente.
Pocas poblaciones de tan reducido tamaño poseen una ría propia. Aldán es una villa marinera donde el viajero podrá contemplar las viviendas del antiguo burgo de pescadores mezcladas con centenarios hórreos.
El nuevo Paseo marítimo conduce hasta el puerto bordeando la playa. Y podemos detenernos en la Iglesia parroquial de San Ciprián, en el pazo morada del linaje de los Aldao, y desde luego pernoctar en las modernas casas de turismo rural.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook