Mapa de recursos


PLAYAS AMARILLAS FRENTE AL MAR AZUL

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Marín una ciudad de enormes atractivos y con gran proyección de futuro

Ponemos proa hacia Marín para seguir un nuevo trayecto de este Mar del Teucro. Nos esperan hermosas playas de fina areana y agradables espacios naturales hasta desembarcar en Marín. Ante nosotros aparecerá la Escuela Naval, un gran puerto comercial y otro gran puerto pesquero con una de las lonjas de mayor facturación de Galicia.

 
Ponemos ahora rumbo hacia Marín, aunque no queremos abandonar la villa marinera de Bueu sin haber visitado las playas más cercanas a nuestro destino. Las de Loureiro, Agrelo y Portomaior están casi pegadas, en un entorno natural, con finísima arena blanca que hasta parece que la dañamos al pisarla. Aunque la que sin duda la reina de este tramo de la costa es la de Lapamán, que comparten los dos municipios de Bueu y Marín. La dificultad de acceso hace que siempre encontremos un hueco para disfrutarla. Está rodeada de verde, de espesa vegetación y de amables árboles que regalan sombra al visitante en los días más calurosos.
Una vez que la recorremos ya estamos en Marín, donde hemos planeado continuar mostrándoles los más bellos arenales de esta costa del Mar de Teucro. La primera, Loira, acaba de obtener una bandera azul, y no nos sorprende. Abrazada por las casas de pescadores, estamos seguros de que se ganó el nombre por el tono dorado de su arena que se desliza hasta encontrase con aguas cristalinas de foto de catálogo de viajes.
También con bandera azul, pero con otro estilo es la playa de Aguete, una de las mejores playas de Marín, y casi la más conocida por ser zona de turistas y de segunda residencia para los de las ciudades próximas. El paisaje combina las tradicionales barcas de pesca con las más sofisticadas en los amarres del puerto deportivo.
El Pazo de Chirleu, una casa señorial del siglo XIX situada al final de la playa, es la prueba de que Aguete fue utilizada como refugio de corsarios.
La siguiente playa hay que verla desde todas las perspectivas. Desde el alto del barrio de Mogor la contemplamos aún con poca gente, pero es una de las más concurridas. Esta distancia nos permite sin duda disfrutar de las tonalidades del agua y del aspecto de la playa que aun no ha sido estrenada en ese día. Es la playa de Mogor, que también ha sido galardonada con una bandera azul. Descendemos hasta su arena. Ya han pasado unas horas, ya está estrenada, y comprobamos que es una de las preferidas. Desde aquí, a pocos metros encontramos uno de los enigmas en la prehistoria de Galicia, los petroglifos de Mogor, fechados en el año 2000 a.c. Se pueden imaginar que todo tipo de leyendas y mitos los rodean, y más sabiendo que dibujos semejantes fueron hallados en ciudades tan lejanas como Islandia o Laponia.
Nos alejamos ya de Mogor hacia nuestra última playa. También con bandera azul, la de Portocelo es la preferida por ser la más cercana, aunque quizás tenga algo que ver el hecho de que a pie de playa hayan instalado una biblioteca durante los meses de verano, o quizás la costumbre viene ya de lejos, porque aquí existió un pequeño pero frecuentado puerto romano.
Llegamos ya a Marín. La Escuela Naval, el puerto, situado entre los primeros de la península y la lonja marcan su ritmo?
Su nombre viene de mare, por estar edificada sobre una colina que se desliza hacia el mar, al que está y estará siempre ligada, desde que su puerto era un simple cobertizo de pescadores hasta hoy, que su costa es una de las más bellas y concurridas de este mar de teucro.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook