Mapa de recursos


Rianxo, Mar de Poetas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Estamos en Rianxo, cuna de ilustres personajes de las letras y la política

Una villa hermosa en su configuración marinera, un territorio antiguo preparado para ofrecer a sus visitantes el sosiego de un pueblo marinero. Rianxo ha visto nacer a insignes figuras de la cultura gallega como Rafael Dieste, Manuel Antonio y Alfonso Daniel Rodríguez Castelao.

 
Rafael Dieste, ya lo dejó claro en una carta. En ella decía que Rianxo mantenía intacta la espontaneidad de sus gentes, su natural gallardía de estilo marinero, fiel a la lección perenne del mar.
La de Rianxo es una verdadera ensenada: aguas mansas y limpias, playas de arena fina y de tono ocre propios de fangos fértiles. Comienza en Punta de Portomouro en la península de Abanqueiro, y entra en tierra hasta volver a cerrarse en Punta Fincheira.
Al lado este Rianxo, al oeste Boiro.
La costa de Rianxo está formada por diez playas tranquilas, ideales para el turismo familiar.
Frente a ellas los marineros de Rianxo recogen berberecho. Para contemplar la playa principal hay que salir de la ensenada. Antes de ella la playa del Tronco y la punta de Saltoldrón. Esta playa de Tanxil es la mejor equipada, la más cercana, y Bandera Azul de nuevo este año. Es una playa recuperada dentro del plan de costas, y dispone de jardines, y bares.
Aunque la buscamos no encontramos a la Virxe Moreniña porque está restaurándose así que hay que echar mano de los recuerdos.
En muchas de estas playas se quiere echar arena para regenerarlas, y están rodeadas de barreras para que ningún barco se acerque más de lo debido. En tiempos estos fueron arenales muy tranquilos, pero el turismo creciente de la zona ha traído la masificación.
Llegamos a Rianxo, una combinación exquisita de calles empedradas, cuidadas, con casas aún más cuidadas, pequeñas, discretas. En la rúa de Abaixo la menos humilde nacieron tres de los grandes escritores de nuestra literatura gallega: Rafael Dieste, Manuel Antonio, y Castelao. Pero también parió a Evaristo Martelo escritor y defensor del gallego, o a Paio Gómez Charino caoitán de las naos gallegas que conquistaron Sevilla y poeta medieval.
Ante la capilla de San Bartolomeu repetimos el credo de los marineros: ?alsa remos, fora boinas, veña un credo?.
Encontramos obras en el puerto destinadas a evitar los destrozos que en invierno provoca el viento del oeste. El paseo marítimo llegará hasta Punta Aposta recorriendo todo el litoral. Por cierto que la aposta es un arte de pesca desde tierra equivalente al chinchorro. Encontramos la playa del Pazo llamada así porque dicen que aquí existió el castillo de la luna.
Y estamos en época de xoubas, el manjar por antonomasia de esta zona. En mayo tienen suficiente tamaño y en septiembre ya son demasiado grandes para capturarlas.
Hay tres momentos del día en el que se capturan, al sol baixo, al asexo que es de noche, y a la lousada o de día. Preferentemente de noche para que el calor no estropee la calidad del producto.
Tras la desembocadura del río Beluso y Punta de Leixón, nos encontramos en el puerto de Taragoña una dorna, la nao capitana de estas costas.
La marea está alta si no no podríamos pasar bajo el viaducto de la vía rápida.
A lo largo de la navegación encontramos redes que arrastran todo sin distinción de tamaños o especies.
En el lado de Boiro tranquilísimas playas de ría y la fabrica de la Rianxeira.
Y cuando ya distinguimos la playa de Mañóns volvemos al nautico de Rianxo que presume de 140 plazas de amarre.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook