Mapa de recursos


COSTA DE OLEIROS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Navegar por esta costa es descubrir el más variado paisaje

Desde Santa Cristina a Mera recorremos una sucesión de playas de fina arena, espacios naturales y atractivos centros urbanos con toda suerte de servicios. Un paisaje de naturaleza pura que es razón suficiente para que en verano miles de personas elijan este municipio como destino de vacaciones.

 
La bahía de Coruña y la ría de Betanzos están separadas por una lengua de tierra denominada ?As Mariñas? , dentro del llamado ?Arco ártabro? . En esta comarca crece Oleiros, como el mayor espacio residencial de Galicia.
Sus casi 25 kilómetros de costa acogen doce playas, y multitud de zonas rocosas, acantilados y recovecos en los que el mar juega a batir sus olas. Este paisaje de naturaleza pura es razón suficiente para que en verano se triplique su población y 60 mil personas elijan este municipio como destino de vacaciones.
Aunque quizás también tenga algo que ver el ambiente veraniego, la calidad de sus arenales, y el buen clima. El ayuntamiento además trabaja para ofrecer alternativas culturales, como esta exposición de fotografía que nos encontramos en el parque de José Martí.
Atravesando los jardines entramos de lleno en la playa de Santa Cristina, que es la de mayor longitud y la que siempre tiene compañía.
Bastiagueiro, con bandera azul, es destino de surfistas durante todo el año. Como de otra época es la playa de Santa Cruz. Un castillo del siglo XVI la resguarda, antaño de los ingleses, hoy en día de la furia del océano.
Pasamos Boidecanto, también llamado rompetimones y llegamos a Mera. Su playa luce orgullosa la bandera azul, y este año estrena también paseo marítimo.
En la punta de esta pequeña bahía se levanta arrogante el faro, referente para los navegantes y donde el pirata Drake atracó antes de asaltar Coruña. Aquí el mar es bravo, y estos mismos navegantes de mil mares fueron los que encontraron el límite hacia la tranquilidad al pasar la isla de A Marola, y acuñaron el refrán ?O que pasou a Marola pasou a mar toda?. Aunque en este viaje la tranquilidad es tal que hasta los arroaces quieren acompañarnos.
Alcanzamos ya la punta do Seixo Blanco, donde la espectacularidad del paisaje azul se hace casi irreal. Una beta de cuarzo blanco divide el acantilado en dos. Los expertos aseguran que las características geológicas de esta zona son como las de la Costa da Morte, aunque situada en pleno corazón ártabro.
Aunque no parezca al traspasar esta punta el puerto Lorbé nos recibe tranquilo, con genuino sabor marinero. Desde aquí parten las embarcaciones que recorrerán esta costa en busca de los manjares del mar.
Como ven esta costa de Oleiros conjuga el desarrollo urbanístico, el crecimiento de la población y el turismo estacional con los mejores arenales, el paisaje más impactante o la estampa más tradicional, este debe ser el secreto de su éxito.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook