Mapa de recursos


A CORUÑA, CAPITAL DEL VERANO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una hermosa ciudad Atlántica que cuenta con dos de las mejores playas urbanas de España.

Una de las pocas capitales españolas con playa urbana y una tradicional colonia de veraneantes que pervive a través del tiempo. El mar es el espejo de la ciudad, creador de sus más bonitos paisajes. Junto al mar está también el futuro de esta capital capaz de generar un área metropolitana en constante auge.

 
A Coruña se despereza, pero sin prisas porque en verano en esta ciudad hay pocas preocupaciones. El ritmo estival lo preside todo, y consigue relajar cualquier ánimo. El centro de la ciudad se traslada a los dos grandes playas, ambas con bandera azul. Los arenales de Riazor y Orzán son la fachada principal, y el olor a bronceador, a salitre lo invaden todo.
Pero en Coruña no hay sólo dos playas, o a lo sumo 3, les diremos que hay 8 y 5 con bandera azul, 2 más que el año pasado.
800.000 personas se asoman cada año al Atlántico desde Coruña, y sumando porque hay 5 nuevos hoteles.
Muchos echan su ancla en el puerto, el año pasado hubo 56 escalas internacionales, con lo que se han aumentado en un 6% la visita de cruceros internacionales. Nosotros hemos llegado en el mejor momento, cuando el sol calienta, el mar y la brisa refrescan y comienzan las fiestas de María Pita.
Este verano incluyen más de 300 actos: 30 conciertos casi todos de artistas nacionales, y de artistas locales, 60 fiestas infantiles, la feria medieval, el salón del comic, o también la feria taurina.
Cada uno tiene su propia imagen, su propia estampa de Coruña porque es una ciudad de símbolos: la Torre de Hércules, el Millenium, la llamada Torre de Control, o el Castillo de San Antón. Hechizados por la mitomanía nos subimos al faro romano más antiguo en funcionamiento para comprobar hasta qué punto nos controla. Y tras 243 escalones nos azota el viento.
Pero queremos añadir un símbolo más, el paseo marítimo que desde el año 86 ciñe 11 ya kilómetros de costa, y pretende llegar a 13. Para algunos sí un símbolo, para otros un paseo con un mobiliario urbano complicado. El diseño provoca debate, en el que todos participan porque a nadie deja indiferente.
Estos 2 kilómetros y medio de paseo nuevos pero rápidamente acogidos con naturalidad por los coruñeses, tienen otro estilo. La presencia del mar es más cercana, los coches están a otro nivel, los bancos son de madera, y los otros sencillos asientos son pequeños bloques y estas islas entran en nuestro horizonte. Además se sitúa sobre una duna fósil. Grupos ecologistas como Adega critican el proyecto y la falta de respeto medioambiental del mismo.
Para amenizar el paisaje, e incluso remover conciencias hay 8 grupos escultóricos. Este tramo forma parte del Plan de Regenaración ecológica y medioambiental del Monte de San Pedro.
El paseo marítimo no es un simple lugar de encuentro si no que por el transcurre una ruta de la cultura, y en él están tres de losimportantes museos. En total en la ciudad hay 15.
Y esto es el mar?, es una falsa fachada de cristal?, o un espejo que imita al mar?, no es el nuevo centro de ocio del puerto. Estos innovadores 17500 metros cuadrados acaban de ser inaugurados. Los artífices de crear los espacios para 30 locales y 11 salas de cine son Ricardo Bofill y Cesar Portela.
Palexco en sus 3 primeros meses de funcionamiento ha recibido a 12000 personas. Este éxito no sería posible si la ciudad no estuviese a la altura de esos congresos por infraestructura, alojamientos, servicios y ocio. Pero sí lo está. Así que un nuevo turismo irrumpe con fuerza en Coruña, el de congresos y negocios.
En futuros programas el proyecto que captará nuestra atención será el de la ambiciosa rehabilitación del castro de Elviña y su entorno llevada a cabo por el arquitecto Manuel Gallego Jorreto.
Pero hasta que el gran vigía no decide encender su faro no ha acabado la luz.
Para muchos A Coruña puede ser una ciudad en la que echar anclas, o en la que navegar porque nunca es muy fácil saber donde empieza el mar y acaba la ciudad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook