Mapa de recursos


EL NORTE MÁS AL NORTE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Ortigueira seguimos la costa en dirección norte.

Desde Ortigueira a Viveiro admiramos los numerosos miradores de los que dispone esta Costa de Bares. La costa es absolutamente salvaje; playas, acantilados casi verticales, rompientes y un mar en constante movimiento espoleado por el incesante viento.

 
Ortigueira para ti dice el lema del ayuntamiento. Desde luego nadie va a rechazar este ofrecimiento. Vean por qué.
Nuestra demostración comienza en los altos de Vidueiro Croa desde donde alcanzamos con la vista hasta los Aguillóns uno de los puntos de referencia en gran parte del recorrido. A sus pies Cariño, y enfrente de nosotros la isla de San Vicente .
Bajando un poco obtenemos una perspectiva diferente de la Ría del Ladrido y ascendiendo un poco ya vemos a la gran Playa de Morouzos . Siete kilómetros de arena pizarrosa con bandera azul.
Y tres son las playas de Ortigueira de pizarra.
Al otro lado de la punta dos prados (525) está la playa de San Antonio . Aquí el mar forma una acogedora ensenada en la que a veces bate, por eso es perfecta para practicar el windsurf. Dice la leyenda que un labrador encontró en esta playa a San Antonio con un cerdito, que puede verse a lo largo del año paseando por Espasante hasta que se rifa.
Pero también hay pequeñas playas en plenos acantilados como las de Sarridal o Ribeira Grande , Ribeira do Carro , Fábrega , Coitelo o Gaiboteira y Picón . Vamos a detenernos en está última porque las anteriores son de muy difícil o imposible acceso desde tierra. Pero no ocurre esto en Picón. Su belleza y su amplitud se ganaron que su acceso fuese mejorado, no era justo que la gente se perdiera esta experiencia. La pizarra es parte del paisaje, y las formas caprichosas que el mar, el viento y el tiempo han hecho en ella.
La costa de Loiba y sus acantilados son los más salvaje del municipio y el viento y el mar han modelado cuevas.
Llegamos al puerto de Espasante , situado en un lugar excepcional igual que sus playas. Están resguardados por la punta Estaca de Bares .
Esta ha sido considerada Zona natural de interés. Desde allí contemplamos la Ribeira do Carro llamada así porque en carro se bajaba a recoger algas, muy abundantes.
Una vista que se agradece porque no hay carreteras en esta zona que lleguen hasta el mar.
En Estaca de Bares , se juntan simbólicamente Atlántico y Cantábrico. De vuelta contemplamos una futura playa.
El Faro de 11 metros sigue girando durante el día para poder avisar siempre de las afilados colmillos de este mar. Su luz a 101 metros de altura por la noche alcanza hasta 25 millas.
En estos acantilados se escondía un famoso asesino y salteador de caminos O Toribio , inmortalizado por Pardo Bazán y Valle-Inclán . Visitamos ahora otro mirador excepcional sobre todo de la ría de O Vicedo a donde estamos a punto de encaminarnos. Es el semáforo, edificio abandonado de la marina convertido ahora en hotel de esos que hay que recomendar a quien se quiere bien.
A sus pies está puerto de Bares , con b o con v según se mire. Su dique fue construido ya en el siglo VII a.c. Verán este color y pensarán que hemos utilizado filtros, o que hemos retocado estas imágenes, pero les prometo que este azul maravilloso es real, y lo mejor es vivirlo allí mismo. Nos centramos a partir de ahora en la Punta Fuciño do Porco y en la Isla Coelleira que está a unos 500 metros de la Punta do Embacadoiro . Tiene faro, y fue tierra habitada, no sólo por conejos, y cultivable. Además es zona de paso de aves migratorias.
Ya divisamos la Ría do Barqueiro de 5 kilómetros de longitud, ría que sólo se podía cruzar en barco. Este estuario divide las provincias de Coruña y Lugo, y lo forma el río Sor.
Estos sedimentos arenosos son excelentes para el berberecho , o las coquinas . Nos acercamos a una de las poblaciones más deliciosas de estas rías, O Barqueiro, y después a darnos un chapuzón en la playa de Arealonga . Hace años hasta tenía dunas, era mucho más ancha pero el mar ha cambiado de dirección desde la construcción del muelle y se la está comiendo, como ya ha hecho con el paseo marítimo.
La playa de Xilloi en cambio está absolutamente abrigada y muy bien acondicionada, por el enorme éxito que tiene. Casi imposible de encontrar es la Playa de Toxido . La vimos desde este improvisado mirador que encontramos de casualidad perdiéndonos por estas carreteras. En primer plano las Herbosas que parecen engañosamente inofensivas.
La Punta de Fuciño do Porco se convierte en nuestro objetivo. Y desde la playa de Area Grande tenemos la mejor perspectiva de este promontorio. Este arenal es preludio de las Catedrales . Y creemos que con poco que envidiarle. Tras pasar increíbles arenales nos asomamos a la ría de Viveiro antes de acabar nuestra excursión.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook