Mapa de recursos


COSTA DE RIBADEO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Toda la costa es un enclave natural pleno de belleza.

La costa cantábrica de es una sucesión de refugios, de playas espectaculares en las que disfrutar de una inusitada sensación de soledad. Cuenta con estrellas turísticas y rincones que no se olvidan fácilmente como la playa de Las Catedrales, uno de los paisajes más impresionantes de Galicia, y el puerto de Rinlo.

 
Estamos en el extremo Oriental de la provincia de Lugo. Donde muchos dedican un hasta pronto a Galicia antes de entrar en Asturias. Dos tierras que comparten muchos rasgos y principalmente las aguas y el estuario del Eo.
Pero antes de reencontrarnos con esta agua pasearemos los ocho kilómetros de costa de San Cosme de Barreiros, que son casi otras tantas playas encadenadas, a cual más limpia.
Ha sido la acción erosiva la que ha creado en el litoral marítimo unas originales formas geológicas que adorna la interminable playa cantábrica.
Las playas de Barreiros gozan de una excelente reputación en toda Europa, desde la de Altar, playa do Coto, la de Lógara, la más demandada por los surfistas o la de As Pasadas que es una de las más recogidas gracias a la Punta Corveira.
Lo cierto es que esta costa nos regala una sucesión de refugios, de playas espectaculares en las que disfrutar de una inusitada sensación de retiro. Un litoral espléndido y aún más desconocido que se reserva para un turismo sin masificaciones que prefiere las temperaturas suaves.
Continuamos hacia Ribadeo y nos encontramos con este paisaje único. Si hay que denominarlo de alguna manera, habría que tildarlo de monumental, pues las Catedrales se contempla, a parte de cómo hermosa playa, como un conjunto histórico-artístico.
Llegado a este punto uno no sabe qué admirar más, si las arcadas calcáreas, si la belleza de sus cuevas o si los entresijos del acantilado que la define. Quizás ha llevado miles de años esculpir tal obra de arte, pero basta un solo instante para comprender que estamos hablando de belleza con mayúsculas. Es, con razón, uno de los paisajes más impresionantes de Galicia.
Después de la abrigada playa de Esteiro se llega a la casi desconocida As Illas, feliz complemento de Las Catedrales, al requerir las horas de bajamar para recorrerla. Con todo, la costa cantábrica cuenta también con otras estrellas turísticas, rincones que no se olvidan fácilmente. Es el caso de este pintoresco lugar. Rinlo es un puerto pequeño, con la gracia y lo entrañable de lo pequeño y con lo respetuoso de lo natural. Porque este puerto es natural, construido a golpe de ola. Se aproxima en nuestro viaje el final del paisaje gallego, la frontera la marca, bien el elegante faro de Illa Pancha, que señala el origen de la Ría del Eo, o bien el cuidado puerto de Ribadeo, un privilegiado mirador de la otra costa, unida a la gallega por el Puente de los Santos.
Un puente que señala los principios y los finales: el final de la Ría, el final de la Costa Gallega, y en esta ocasión el punto y final de la ruta a la que hoy les hemos invitado.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook