Mapa de recursos


Pantón, Ruta del Románico

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Miño crea el valle más fértil y en sus orillas crecen templos de impresionante factura arquitectónica

La arquitectura religiosa ha hecho posible a lo largo del tiempo un ruta del románico que aún nos asombra conjugando la riqueza arquitectónica con un emplazamiento en parajes espectaculares. El cultivo del vino, el oro líquido, de los romanos, sigue presidiendo un paisaje hermoso, enmarcado en la belleza natural de la Ribeira Sacra lucense.

 
A Ferreira no le falta encanto. Es tierra de placeres. Todo un regalo para los sentidos.
Ferreira de Pantón contempla desde primera línea el encuentro de los dos grandes ríos gallegos, el Miño y el Sil.
Mientras que la tercera arteria que define el límite del municipio es la del río Cabe. Y son estos tres cursos los que le dejan un pequeño respiro hacia la llanura abierta del valle de Lemos.
Quizás esto la convierte en una tierra más que rica para el cultivo de los mejores racimos de uva.
A pesar del fuerte desnivel medio, el paisaje ha sido duramente trabajado por los artesanos de las viñas, que a parte de convertir estas laderas en su modo de vida, las han transformado en todo un museo.
Pero Pantón es museo natural e histórico como atestigua la gran parte de su patrimonio. Desde castros celtasque salpican ocasionalmente el territorio, los vagos recuerdos de aquella vía romana que cruzando la parroquia de San Vicente de Castillón, unía Braga con Lugo, y hasta el propio casco del municipio que de algún modo hace homenaje al pasado de la villa.
Sin embargo ha sido su arquitectura religiosa la que ha hecho posible que la ruta del románico de la Ribeira Sacra Lucense se haga extensiva a sus orillas. La primera visita obligada es la del Monasterio de San Salvador de Ferreira de Pantón, que ya existía en el siglo X.
Su simple presencia y la de su monumental iglesia románica nos recuerdan la fuerte influencia monacal que vivió este territorio del interior gallego. Sencillez arquitectónica, riqueza escultórica y la justa elegancia son lo que caracteriza cada parte de templo, uno de los pocos monasterios femeninos que quedan en Galicia pertenecientes a la orden del Císter.
San Miguel de Eiré es otra de las construcciones del siglo XII a las que hay que ir al detalle. La esbeltez de sus líneas se acentúa en la torre. Y su riqueza se concreta en los restos prerrománicos y en las pinturas del siglo XVI que guarda en su interior.
San Fiz de Cangas parece que ya existía en la época visigoda, y a parte de detenernos en su puerta cuidadosamente decorada, lo hacemos también en su interior, donde se encuentra el sepulcro de Don Rodrigo López de Quiroga.
San Vicente do Pombeiro, o Santo Estevo de Atán, todas de la misma época, al igual que casi todas de la Ribeira Sacra, no en vano por estas riberas transcurre una de las principales rutas europeas del románico.
Pero Ferreira de Pantón también fue aristocrático. Un ejemplo es el castillo de Maside. Un lugar tan real como el que ven, y que sin embargo capaz de resguardar las mejores leyendas.
El Pazo de Reguengo del mismo siglo XV o el de Ferreiroá, conocido como Pazo del Bosque, son otras armoniosas construcciones que acreditan la que fue la historia del municipio.
Pero no es sólo a través de la mirada el modo de disfrutar y de conocer Ferreira. Algunos de esos pazos y casas señoriales nos ofrecen la posibilidad de pasear, dormir o de comer entre las paredes que un día abrigaron a aquellos nobles y religiosos. Es el caso de la Rectoral de Castillón que se ha convertido en uno de los mejores alojamientos de turismo rural de la comarca.
Y aprovechando el tirón turístico, otros son los que han pensado en nuevas iniciativas pero también con antigua base. En pocos meses Pantón contará con un gran complejo termal de 105 habitaciones y un espectacular campo de golf de 18 hoyos.
En definitiva, historia, cultura, naturaleza y encanto? la fórmula perfecta para conocer al detalle lo que llamamos Ribeira Sacra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook