Mapa de recursos


El Miño Urbano

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ourense ha hecho un gran esfuerzo en los últimos años por abrirse al Miño

La ciudad de Ourense tiene cultura de agua. Su crecimiento a ambas orillas del Miño ha determinado su personalidad y la de sus gentes. Parques, paseos, áreas de interpretación de la naturaleza y complejos termales configuran excepcionales espacios recuperados para el ocio.

 
Los seres humanos estamos formados en un setenta por ciento de agua. Ríos, mares y océanos cubren también más de tres cuartas partes del planeta. Es el origen de la vida y uno de sus principales sustentos. Y en Galicia disponemos de ella en abundancia.
La ciudad de Ourense tiene cultura de agua. Quizás es uno de los lugares donde está más presente en el discurrir de la vida. Su crecimiento a ambas orillas del Miño ha determinado su personalidad y la de sus gentes.
El cauce del río más grande de Galicia se halla regulado a su paso por Ourense por la presa de Velle. No hace mucho que ha ganado en caudal. Tras unirse con el Sil en Os Peares.
El embalse hace del Miño un río más tranquilo. Nos paramos en Oira y visitamos el Centro de Interpretación. Un aula de naturaleza donde aprender cosas nuevas y recordar muchas otras. Entre ellas, que el Miño constituye un maravilloso corredor con una gran diversidad biológica. Algo que no es difícil de apreciar. Nos cuentan además que las aves son un buen indicador del grado de conservación del río.
Ourense ha hecho un gran esfuerzo en los últimos años por abrirse al Miño. Por recuperar y potenciar esos largos y sanos paseos junto al río. Y la experiencia no ha podido tener más éxito. Los ourensanos han encontrado en este entorno el gimnasio más natural.
Un total de quince kilómetros de paseo en ambas orillas y bajo los puentes. Otro de los símbolos de identidad de la ciudad de las Burgas. Como todas las infraestructuras, nacieron con una finalidad práctica. Pero con el tiempo se han convertido en algo más. Han modificado el paisaje hasta crear una moderna estampa urbana.
El Puente Romano es la historia viva de la ciudad. Un pasado sólido y compacto que contrasta con el aspecto más bien etéreo del puente del Milenio. La vanguardia en forma de gaviota.
Por supuesto no son los únicos, aunque sí los más identificables. A ellos se sumará pronto una nueva pasarela que unirá Reza y Outariz.
El agua en Ourense tiene además una característica especial. Poco antes de llegar a la ciudad, parte del Miño se interna en el terreno a través de fallas y fracturas. Desciende hasta tres kilómetros de profundidad y luego vuelve a subir. Rica en elementos minerales y a una elevada temperatura. Son las famosas y saludables aguas termales, que afloran en diversos puntos de la ciudad y del río.
Precisamente en las orillas del Miño es donde la cultura balnearia está viviendo una expansión más popular. En realidad, Ourense siempre ha vivido las aguas termales como algo muy cercano. No en vano las ha tenido al alcance de la mano.
Por ello, el siguiente paso natural era aprovechar los afloramientos y construir unas termas pensadas para el día a día. El resultado se llama A Chavasqueira y es un pequeño pero completo circuito de piscinas, a precios asequibles y con un horario flexible. ¿Que usted sale de trabajar cansado y le apetece darse un baño relajante bajo las estrellas? Pues este es el lugar ideal.
Sus creadores quisieron también añadir un elemento exótico y diferenciador. Y así la construcción y la ambientación se inspiran en la cultura japonesa.
Un concepto que ha funcionado tan bien que se incluirá en el futuro complejo termal de Outariz. Sus dimensiones serán superiores a las de A Chavasqueira, pero el espíritu será similar.
Outariz, Tinteiro, Reza... Ourense puede llegar a convertirse en el gran centro termal de la provincia.
Pero nosotros volvemos al Miño y a su animado discurrir. Que pronto se volverá manso en Castrelo de Miño. Un embalse muy controvertido en su tiempo pero al que llegamos atraídos por los hermosos paisajes que crea el río. Estampas que, al atardecer, se vuelven más cautivadoras que nunca.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook