Mapa de recursos


Navegando por el Miño

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Navegar río abajo en catamarán es uno de los mayores placeres de esta ruta

La presa de Frieira, la frondosa vegetación en sus márgenes, su rica fauna ornitológica y piscícola, los complejos termales de Arnoia y Cortegada mirándose en el espejo del agua... Todo está a nuestro alcance desde el catamarán que navega por uno de los mas bellos entornos ecológicos de la provincia de Ourense.

 
A veces son las nieblas, otras el mismo manar de las aguas termales?
Sin duda es un paisaje diferente, entrañable, a la vez que encantado y aventurero. El Miño mimado por sus afluentes se convierte en un entorno cambiante tras su encuentro con el Avia.
Lo perseguimos a su entrada en el Municipio de Arnoia. Es la zona dela Barca, donde en los años 60, la comunicación entre Arnoia y Ribadavia se lograba mediante la travesía del río en unas barcas que manejaban, a brazo, dos familias.
Son aguas tan caprichosas como las de su propia historia. Cada rincón guarda auténticos recuerdos. Momentos de otra época que también alimentaron las riberas del río Cerves, del Deva y del mismo Arnoia.
Es en la confluencia del Miño y del Arnoia donde se une el turismo ecológico con el mejor ambiente termal.
Desde tierra o sobre el agua lo único que cambia es la perspectiva, el modo de admirar la belleza innata que nos ofrece el padre Miño.
La vida crece escalonada, los verdes más autóctonos nos escoltan río abajo, acercándonos a las tierras de Crecente y de Cortegada.
Navegar por este mar de interior, sin duda es uno de los mejores regalos que nos ha ofrecido la naturaleza. Cada instante es irrepetible en belleza y en tiempo.
No es de extrañar que el hombre desde antaño haya querido asentar aquí sus raíces, sus espacios de descanso y sus escondites más apasionados.
El mínimo detalle se refleja en este espejo de agua pareciendo un paisaje diferente. Su perfección acabará por sumergirnos en un entorno atractivo y de lo más idílico.
Recorrer la obra de la naturaleza, descubrir pueblos milenarios, disfrutar del frescor del agua o mismo tocar el cielo. Todo parece un truco de magia que se extiende sobre el Miño, pero un truco que no queremos desvelar; que nos basta con disfrutarlo y con mantener el efecto de la ilusión?
Estamos en un tramo navegable hasta el mismo pie de uno de los embalses orensanos, el de Frieira el que podemos contemplar a penas a unos metros gracias a la tranquilidad y la calma de su discurrir.
Sea cual sea el lugar, la distancia o el municipio que el Miño recorra, como este de Crecente, de lo que no cabe la menor duda es de que su grandeza nos invade de nuevo?


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook