Mapa de recursos


Rubiá, por las Huellas del Imperio

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una tierra de mágicos e inolvidables paisajes.

Las huellas del imperio en forma de viejas calzadas romanas nos conducen a Rubiá, una villa hermosa rodeada de un entorno natural impresionante. Sierras y ríos entre los que destaca el Sil que se abre paso entre fuertes desnivles para crear espectaculares paisajes que son el principal atractivo turístico del municipio.

 
La verdadera riqueza en Rubiá no se la llevaron los romanos ni demás explotadores de sus recursos geológicos, ni se la va a traer nada ni nadie. Porque la riqueza es Rubiá, es su paisaje, su parque natural, estos momentos mágicos que no se pueden describir. Llegamos al principio del otoño, y está todo maravilloso, pero Rubiá siempre está espléndida. Ya lo han descubierto muchos y por eso varias aldeas suyas tiene ya las calles llenas de risas, alboroto, obras.
En una maravillosa coreografía sincronizada, se abrió esta casa de turismo rural y la Serra da Enciña da Lastra fue declarada parque natural.
Vilar de Silva y Pardollán están vivas, llenas de actividades culturales, y cada vez más guapas. Los vecinos reacios en un principio al terremoto innovador de aquellos madrileños han aceptado finalmente sus ideas. Y precisamente lo que despreciaban es lo más valioso.
Estas aldeas están en pleno parque natural da Serra da Enciña da Lastra, llena de encinas y de 14 kilómetros de largo. Es la frontera natural entre León y este gran ayuntamiento ourensano. Son tantos lo motivos por los que fue declarado parque natural.
El libro sobre la historia de Rubiá es especialmente grueso por la riqueza en caliza, pizarra, u oro de esta tierra. Dicen que ya estaba habitado hace 40.000 años, y los romanos hicieron pasar por aquí la vía que unía Braga con Astorga. Una de las paradas fundamentales era en las Médulas, pertenecientes a León, pero que han marcado la vida de Rubiá.
Comenzaron arrancándole el oro a las montañas en el siglo II y siguieron durante 200 años. Esta agresión perpetrada a la fuerza por los habitantes de la zona, se ha convertido en patrimonio de la humanidad.
El tesoro no está en ellas, son ellas.
Otros tesoros al descubierto son sus iglesias, y su paisaje.
Los pacientes reciben en cambio la recompensa del mejor rincón: las cuevas.
Hay 200 y 50 son visitables. Esta da Zorra tiene una extensión de unos 600 metros.
Creen que esto merece ser conocido verdad? Pues por eso se creó la Mostra de Valdeorras. Más de 50 expositores y unas 5000 visitas a esta una feria que trata de mostrar que no todo es castaña y pizarra. Comenzaron como una feria agrícola y ahora ya es multisectorial.
Como escribir un libro, o plantar un árbol, todos deberíamos visitar una vez Rubiá.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook