Mapa de recursos


O Barco de Valdeorras, Puerta de Galicia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

O Barco forma parte de una comarca hermosa, diferente e injustamente desconocida.

En Valdeorras el clima es suave y agradable, gracias al abrigo de sus montañas. Cuando se nos ocurre alzar la vista, el blanco nos deslumbra. Deslumbra siempre su grandiosa naturaleza, que no conoce límites, en su fauna, en sus cumbres, en sus aguas, en sus materias primas.

 
Valdeorras ha sido y es un camino abierto por siglos de tránsito. Es la Puerta de Galicia, la que utilizaron los romanos para entrar en este paraíso verde en busca del oro del Sil. La bimilenaria calzada romana que nos trae a este Barco de Valdeorras, y que habitaron en su origen los cigurros- celtas, deja atrás los espléndidos soutos de castaños y los montes más autóctonos ya de otoño para adentrarse en este otro paraje.
O Barco cobra importancia estratégica y económica cuando aquí se asientan los romanos, especialmente para dedicarse a la búsqueda de oro.
Hoy quedan huellas de este pasado, restos arqueológicos que hacen referencia a esta denominación romana: la Vía Nova o Vía XVIII del Itinerario de Antonino, se mantiene en la parte más antigua de O Barco, La Calle Real o la Calle de San Roque son el referente más directo junto con el puente de Éntoma.
El nombre de O Barco se vincula a la barca que en tiempos de los romanos, unía una y otra orilla del Sil. Lo cierto es que no cabe la menor duda que desde siempre el el río y su entorno han jugado un papel relevante en el municipio.
Ya dijimos que sus primeros habitantes fueron los cigurros y a ellos debemos el topónimo de Valdeorras.
El conjunto monumental de O Castro es el núcleo originario. Se trata de una villa medieval, en la cual se encuentran los restos del castillo de los Condes de Rivadavia y la casa Palacio de los Flórez y Losada.
El poder de la iglesia fue notorio en estas localizaciones a partir del S.XII, cuando se construye el Monasterio de Xagoaza, uno de los mejores testigos de estilo románico.
Viloira es otro punto esencial para el reencuentro con la historia local, la Casa Grande datada en 1637 fue restaurada para fines administrativos y culturales.
En O Barco se puede decir que todo gira alrededor de la vieja N-120, transformada hoy en su principal avenida.
En los últimos años el crecimiento ha sido espectacular: un muy buen comercio en el que podemos encontrar de todo.
Con todo esto se puede entender que la calidad de vida de los habitantes ha mejorado mucho en los últimos años.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook