Mapa de recursos


El río del Apóstol

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Ulla esconde bajo sus aguas numerosas leyendas y una parte sustancial de la historia de este territorio

Hemos vuelto a la ruta medieval de Compostela, en pleno corazón de la Galicia mas verde, para seguir el trayecto inicial del río Ulla, que atraviesa las legendarias tierras que inspiraron “Los Pazos de Ulloa” a Emilia Pardo Bazán, y numerosos escritos al mismísimo Valle Inclán.

 
Todo comenzó tras una larga travesía de siete días por el Mediterráneo primero y el Atlántico después hasta alcanzar la ría de Arousa. En una barca de piedra sus más amados discípulos condujeron los restos del Apóstol Santiago para alcanzar su ubicación definitiva en Compostela. Desembarcaron al fondo de la ría, donde amarraron la barca a un pedrón.
La villa de Padrón le debe su nombre y toda Galicia y el mundo entero el origen de una de las rutas de peregrinación más antiguas que se conocen. La historia y la leyenda discurren bajo las aguas del río Ulla, por donde se dibuja la Ruta Xacobea del Mar de Arousa. La mayoría de los que la transitan tienen motivaciones espirituales. Es una forma de emular la fuerza sobrenatural que guió la barca con los restos del Apóstol. Y sirve también como preparación para el encuentro esperado en la ciudad de Santiago. Así lo demuestran los cruceiros que jalonan las etapas de este viaje.
Pero hay muchas formas de disfrutarlo. Paisaje, placeres gastronómicos, pueblos marineros a ambos lados de la ría, cuna de importantes literatos: Rosalía, Cela, Castelao, Manuel Antonio, Valle Inclán o Cabanillas.
Aún hay más recuerdos y hazañas. Las Torres do Oeste desafían el paso del tiempo. Cuentan que en Catoira hubo hasta siete fortificaciones como estas. Al parecer, en su origen fueron faros fenicios, más tarde aprovechados por los romanos y defensa de la mítica ciudad de Iria Flavia.
La historia se trunca cuando en el siglo X se produjo la cruenta batalla en la que murió el Obispo Sisnando y sobrevino la ocupación vikinga. No es difícil adivinar el interés de los escandinavos, toda una potencia militar, por el tráfico comercial y marítimo del Ulla. Nada que ver con el ambiente festivo que cada año recrea en la famosa Romaría Vikinga los hechos históricos. Miles de personas se acercan hasta Catoira para disfrutar de una fiesta que recientemente ha sido declarada de Interés Turístico Internacional.
A este cruce de caminos se vino a sumar el Camino Real a Compostela, que también atravesaba Catoira. Poco a poco, río abajo, el Ulla se transforma en ría, se abre al padre Atlántico. En su desembocadura final, es la Isla de Cortegada la que guarda la puerta del océano.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook