Mapa de recursos


Santiso, encuentro con el Ulla

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un tierra fértil de una gran belleza natural

Hacer turismo en Santiso es, además de contactar con el mas hermoso medio natural, disfrutar de sus cruceiros y elementos etnográficos populares, encontrarse con el románico de sus iglesias y admirar pazos y casas señoriales, muchas de ellas dedicadas hoy a turismo rural.

 
Santiso piensa en verde, pero también sabe lo que se siente al tener mar. Su mar es el embalse de Portodemouros. No es un municipio grande, tiene casi 67 kilómetros cuadrados, y también poca población, 2300 habitantes con una baja densidad. En cambio sí que tiene la más alta densidad de Galicia en casas de turismo rural por kilómetro cuadrado. Y es lógico, aquí la tranquilidad, la calma y el verde están asegurados. No hay un casco urbano. Los árboles, las vacas, la piedra y el agua son el único atrezo de este escenario tan natural. Si no hay prisa, las sinuosas carreteras, nos llevan a ver una sucesión de valles surcados por riachuelos. El río Ulla marca las fronteras con los otros municipios y la mano humana actuando sobre él, nos ha dejado un hermoso paisaje del embalse. De estar alejado de las vías de comunicación más importantes, va a pasar a ser atravesado por la autovía a Santiago.
La concentración parcelaria ha embellecido el paisaje, y ha mejorado la agricultura. La ganadería también ha despegado. Aunque hay especies arbóreas autóctonas, el pino se impone en el paisaje, por eso el sector maderero tiene importancia en esta tierra, con cinco aserraderos. En Santiso manda el paisaje, sobre todo el Ulla, al que van a parar el río Seco, el Furelos, y el Beseña. En verano la cita es en la playa fluvial de Cornella. Otro lugar es el Ponte Arcediago. Toda esta zona es ideal para la pesca, por ejemplo, al final del embalse vienen a desovar las truchas, así que se pescan piezas muy grandes.
No sólo nosotros sucumbimos ante la belleza de Santiso, en el pasado se establecieron aquí familias de las que sabemos algo a través de sus restos monumentales. Los señores del Pazo Vilar detentaban un poder casi absoluto, tras un portalón barroco. Si los asesinos conseguían llegar a su puerta antes de ser prendidos, eran absueltos, aunque se convertían en criados de los señores. Puede que la existencia de muchas señoriales y hermosas casas sea la explicación de la gran concentración de casas de turismo rural. Otra explicación, esta menos pragmática, es que Santiso es el paradigma del sosiego rural. Es enorme la oferta, en todos los sentidos. Son ocho las casas de turismo, y de muy diferente estilo. Algunas se alquilan toda la casa, para gozar de la máxima intimidad, y otras facilitan todas las atenciones típicas de este turismo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook