Mapa de recursos


Vila de Cruces, Naturaleza y Cultura

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un municipio lleno de encantos naturales y rico patrimonio artístico

Los grandes atractivos paisajísticos del municipio delimitado por los ríos Ulla, Arnego y Deza, han favorecido el desarrollo del turismo . En la arquitectura religiosa destacamos el Monasterio de Camanzo. Vila de Cruces tiene su lugar en el mundo del arte con la Fundación a Solaina de Piloño y la Fundación Xosé Neira Vilas.

 
Una actividad económica es capaz a veces de marcar la historia de un pueblo y luego desaparecer. La extracción de wolfram hizo vivir a Vila de Cruces un esplendor sin precedentes durante la Segunda Guerra Mundial y en pocos años se extinguió. Sin embargo el poblado minero siguió existiendo y el gobierno gallego acaba de someterlo a una profunda rehabilitación. Dentro de un programa para revitalizar el rural, se han entregado setenta y nueve viviendas de protección oficial.
La guerra y el wolfram son ya recuerdos lejanos para Vila de Cruces. Pero no todas las empresas que nacieron con la mitad del siglo han tenido el mismo final. Grúas Guerra suministra maquinaria a toda España y al extranjero desde 1949. En la actualidad da trabajo a más de cien personas y exporta el treinta por ciento de su producción. La industria forestal o la marina son los principales destinatarios de estas grúas diseñadas por los ingenieros que Guerra tiene en Vila de Cruces.
Este municipio de la comarca del Deza no sólo tiene una historia singular. Su imagen geográfica está marcada claramente por los ríos que lo delimitan. Todas sus fronteras, excepto una, son acuáticas, lo que lo convierte en una península fluvial. Y con casi un centenar de kilómetros de ribera no es de extrañar que se cuiden especialmente las áreas recreativas. Espacios creados bajo la premisa del fácil acceso y la adecuada combinación de las instalaciones lúdicas con el entorno natural. Es el caso de A Carixa, junto al río Deza, que marca además el límite con el municipio de Silleda.
Otro lugar con encanto es la isla de Remesquide. Nos encontramos ahora en pleno cauce del Ulla, unidos a tierra tan sólo por un puente. Es una de las áreas recreativas preferidas por los vecinos. Un lugar de encuentro y esparcimiento que en verano resulta especialmente apetecible.
Vila de Cruces alberga también algunos ejemplos destacados de arquitectura religiosa. Nosotros nos decantamos por el monasterio de Camanzo, fundado en el siglo diez por el Conde de Deza. En la actualidad espera una necesaria restauración pero mantiene elementos interesantes como las pinturas murales o una figura pétrea del salvador.
Vila de Cruces es además uno de los centros del turismo rural de Galicia. Ofrece al visitante un total de nueve establecimientos y uno de ellos, esta Casa dos Cregos, fue la primera de nuestra comunidad en obtener la Q de calidad turística. Otra posibilidad es visitar el balneario Baños da Brea y sus aguas sulfuradas. Sus proyectos de futuro pasan por una remodelación que mejorará sustancialmente su oferta.
Vila de Cruces tiene también un lugar en el mundo del arte. Hace ya casi veinte años, Paco Lareo decidió convertir su casa en un espacio abierto a la libertad, a la creación plástica y literaria. Nacía así A Solaina Bohemia, que algunos años después se transformaría en la Fundación Casa Museo A Solaina de Piloño. Durante este tiempo, sus puertas han estado abiertas a artistas y visitantes. Talleres y encuentros han acogido a creadores noveles y consagrados. Escritores, músicos, pintores o escultores que han encontrado aquí su inspiración.
A Solaina de Piloño prepara ya la puesta en marcha de una biblioteca con cerca de mil seiscientos volúmenes. Más a largo plazo se prevé una necesaria ampliación de todas las intalaciones.
No muy lejos de aquí, en la parroquia de Gres, trabaja la fundación Xosé Neira Vilas.
A su vuelta de la emigración, Xosé Neira Vilas y su mujer Anisia Miranda decidieron ceder la casa natal del escritor para la creación de un centro cultural. Restaurada por el arquitecto César Portela, cuenta con una importante biblioteca, un museo etnográfico y una sala de conciertos y exposiciones. Su afán es ofrecer un espacio de conocimiento que sitúe el rural a la misma altura que cualquier ciudad.
Está claro que Vila de Cruces es un municipio inquieto y preocupado por la formación cultural y artística de sus vecinos. Pero quizás lo más sorprendente sea lo que ahora les vamos a mostrar. En el coto de Zarragrande en un lugar alejado de la molesta contaminación lumínica encontramos este observatorio astronómico. Es el fruto del empeño personal de José María López Pérez, un entusiasta de las estrellas que gusta de compartir su pasión con quien aquí se acerque. Un telescopio de doce pulgadas que nos acerca por un momento a los misterios del universo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook