Mapa de recursos


En las orillas del Sar

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El espíritu romántico de Rosalía invade el paisaje del Sar

``Como chove miudiño, como miudiño chove... Pola banda de Laiño, pola banda de Lestrove´´
Dejemos que sea el espíritu de Rosalía el que nos guíe por las orillas de río Sar, auténtico protagonista de uno de sus libros de poemas, el más conocido de los que escribió en castellano.

 
El curso del río va trazando un paisaje hermoso y sencillo, como las palabras de Rosalía de Castro, y en su trayecto, dibuja la comarca natural de A Mahía, que comprende los municipios de Padrón, Dodro y Rois. En Rois se unen montaña y valle: la montaña liga el municipio con el Barbanza, a 600 metros de altitud. Por el valle discurren los senderos del río Sar y de sus afluentes. Es tierra de una rica herencia patrimonial. Destacamos, por ejemplo, la Iglesia de Sorribas, que tiene unos curiosos remates, y su conjunto de cruceiros adyacente, que misterioso, se interna en el bosque. En el presente, también se ha sabido crear nuevas oportunidades de ocio y de trabajo. Otro de los atractivos de Rois es el campo de golf, un aliciente más que han tenido en cuenta los que han elegido este lugar para vivir. No sólo en su casco urbano, sino en sus pequeñas y recoletas aldeas, el municipio encierra una estupenda opción alejada del bullicio urbano y a un paso de Padrón y de Compostela.
Abandonamos el curso del río Sar pero seguimos los versos de Rosalía cuando cantaba a la lluvia: ?Como chove miudiño, como miudiño chove... Pola banda de Laíño, pola banda de Lestrove?. Como los cantó Rosalía, Laíño y Lestrove son dos de los más populares lugares de Dodro, municipio que se extiende desde las estribaciones de la Sierra del Barbanza hasta la margen derecha del río Ulla. Aquí el ?Río del Apóstol? vuelve a sorprendernos por su belleza, sobre todo desde las brañas de Laíño, un espacio natural donde habita una interesante avifauna a la vez que es tierra de cultivo. No sin esfuerzo, encontramos en Dodro las marcas de los primeros pobladores de estas tierras. Sus huellas están marcadas en los petroglifos de la Bouza de Abadín, descubrirlos es una pequeña aventura.
Viajando al pasado, aunque en épocas más accesibles, alcanzamos el Pazo de Lestrove, que fue residencia de descanso de los canónigos de la Catedral de Santiago. Y ya instalados en este estado emocional romántico y melancólico, visitamos el conjunto etnográfico de Imo. Sus hórreos se resisten a vencer al paso del tiempo. Otros, más afortunados, están restaurados. No completaríamos nuestro recorrido por Dodro sin hacer una parada en la iglesia parroquial de Santa María, del siglo XVIII. Su estilo, barroco, es obra del genial Simón Rodríguez, artífice igualmente del retablo mayor, que data de 1739. Para cerrar el círculo, nos entregamos de nuevo al agua, al paisaje verde del río, ahora el Ulla, cuando en su tramo final se hace xacobeo, legendario, rosaliano.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook