Mapa de recursos


Iria Flavia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Iria Flavia es la más antigua población de esta comarca

Iría Flavia era, según la tradición, una gran ciudad romana cuando llegó a estas costas el cuerpo del Apostol Santiago. La barca que lo traía atracó en el Rio Sar y fue amarrada a una piedra, o pedrón. Su colegiata, los edificios de los canónigos y el entorno del templo suponen un buen motivo para hacer un alto en el camino.

 
Pese a ocupaciones anteriores, los romanos fueron quienes dotaron de poder a Iria Flavia. Su puerto fue el artífice, ya que le convirtió en un importante foco comercial. Fue con los Flavios cuando se le otorgó el derecho latino y se le dio el rango de municipium, o ciudad romana. Su nombre parece ser la unión de una palabra celta y el calificativo del emperador romano Flavio Vespasiano. Los siguientes en intentar hacerse con estas tierras fueron los vándalos, suevos y godos, los delatan los restos de una necrópolis sueva y una basílica goda. Aunque parezca una paradoja, el descubrimiento de los restos del Apóstol por parte de su obispo, significó la decadencia para Iria Flavia, pues se trasladaron a Santiago. Desde entonces pasó a ocupar un papel defensivo para proteger Compostela.
La colegiata o iglesia de Iria Flavia es originariamente románica ojival del siglo XIII, aunque tiene partes del barroco. Fue el primer templo mariano del mundo, y su impulsor, como no, el gran Gelmírez. Decimos el primero porque esta actual está sobre los restos de otra colegiata que a su vez aprovechó los restos de un templo romano-cristiano. Es digna de contemplar en el tímpano de la puerta la representación de la Adoración de los reyes. El buen estado del resto del edificio se debe a una restauración ordenada por el obispo Monroi. Si pasamos a su interior hay que acercarse a ver una imagen de la virgen tallada en granito, y el sepulcro del obispo santo que dicen apareció incorrupto al ser exhumado en 1675. También está el sepulcro de Rodrigo de Luna que moró 2 años en Padrón huyendo de los condes de Altamira. Fue sede episcopal y guarda las sepulturas de unos treinta obispos. Sus dos torres son su emblema, referencia desde cualquier zona del municipio.
En el exterior está el cementerio de Santa María de Adina en donde estuvo enterrada Rosalía de Castro, y actualmente yace Camilo José Cela. La poetisa escribió un poema dedicado a este cementerio y sus olivos, y el Nóbel de literatura pidió expresamente que se le enterrase bajo esta tierra con el epitafio de ?el que resiste vence?. Sus restos descansan al lado de donde le bautizaron cerca de sus familiares, al pie del camino Portugués, vía de cultura que tanto le gustaba. Incluso con su muerte convirtió a Iria Flavia en centro del universo celiano.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook