Mapa de recursos


LAS HUELLAS DEL IMPERIO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lucus Augusti, la ciudad romana.

Queremos mostrarles Lugo de otra forma, vamos a proponerles este ejercicio para su imaginación. Nos situamos ya en el siglo XXI, en Lucus Augusti. Aquí al lado de la muralla nos espera el encanto de Lugo , parece buena idea dejarse guiar hasta los mejores rincones de su ciudad.

 
Llegar a Lugo es como estar en un enorme museo con las obras de arte a tamaño natural, como cambiar de época. Uno incluso se atreve a imaginarse a los lucenses vestidos de romanos, descansando en las termas que ahora están en el Hotel Balneario. Podríamos también verlos trabajando minuciosamente en el mosaico que se guarda en el museo provincial, o por que no, paseando en sus ratos libre por el puente romano sobre el rio Miño que acabarían de estrenar, contemplando orgullosos la ciudad, su creación.
Lugo está envuelta en un círculo mágico. La muralla romana acredita la identidad de esta ciudad, representa su pasado y, a la vez, está llena de vida. Es un monumento que late al ritmo de sus vecinos, que la cuidan y la disfrutan.
Edificada entre los años 260 y 310 después de Cristo, este complejo defensivo ha vivido en carne propia todos los avatares históricos que han acompañado a la evolución del primitivo campamento romano de Lucus Augusti: la embestida de Almanzor, levantamientos populares, invasiones francesas, guerras carlistas, crecimiento urbano... Tiene arrugas de haber vivido tanto, pero conserva un aspecto envidiable y como premio en noviembre de 2000 recibió la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.
La huella romana se puede rastrear por toda la ciudad. El Museo Provincial custodia el mosaico que representa la escena de Dédalo y Pasifae, hallado en 1986. Pero bajo la urbe no dejan de aparecer más cosas. Cuando se hicieron las obras de esta zapatería encontraron otra pequeña maravilla y claro, la han dejado al descubierto.
Además de lo que se puede ver en los museos, la plaza de Campo Castillo se ha convertido en una sala de exposiciones al aire libre, para certificar ante todos que Lugo fue una de las capitales romanas del noroeste peninsular.
En términos coloquiales, los romanos fueron los primeros constructores de autopistas. Para dominar un imperio tan vasto necesitaron articular vías de comunicación, y el río Miño fue un paso estratégico. La construcción del puente ayudó a salvar las distancias entre Lucus Augusta y Bracara Augusta, en el trazado de la vía XIX.
Grandes ingenieros, pero también unos auténticos vividores, ellos inventaron el termalismo. Y en Galicia encontraron un filón de aguas termales con propiedades curativas. Las termas aún se pueden visitar en el balneario moderno que se encuentra en las orillas del Miño. No es de extrañar que se hubieran quedado prendados de este paisaje.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook