Mapa de recursos


PARA TAPEAR LUGO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lugo se caracterizó siempre por su amplia oferta gastronómica.

Su cocina típica ofrece excelente carne de cerdo y ternera aunque también es posible degustar buen pescado y marisco gallegos. Una excelente manera de conocer la gastronomía lucense es el “tapeo”, a través de las variadas tapas que las tascas y bares tienen por costumbre ofrecer acompañadas de un buen vino.

 
?Y para comer, Lugo? . así de sugerente suena un slogan de los años 60, al que obedecen los amantes de la buena cocina.
Reunidas sobre una mesa al anochecer o arrimadas a encuentros de mediodía, las tapas llenan de sabor el corazón de la villa romana.
Porción austera de embutido que, bajo orden real, sirvieron mesones castellanos ?tapando? la superficie del vaso del buen bebedor? para frenar así su embriaguez. Amplían la sensatez del rey los bares y tascas de Lugo? que convierten tapas en raciones regadas por excelentes caldos.
Rúa da Cruz, Rúa Nova, Rúa Catedral, cualquier elección es buena para conocer las delicias de esta capital gastronómica.
Difícil será decidirnos por alguno de los bocaditos que nos ofrecen, que aquí añaden garantía: especialidad de la casa.
Nos acercamos hasta el casco viejo para encontrar gustos que recuerdan a mar? el de los mejillones rellenos, que saboreamos compartiendo conversación. Platos que anuncian los fríos inviernos lucenses, que en estas tierras, se abrigan con callos y lacón, acompañado de grelos.
Otros más tradicionales y caseros pero igualmente cuidados.
Obligada es la parada en cada uno de estos rincones de merecida fama, y necesario, descubrir ?el tapeo? que recibe a la noche.
Es la misma ciudad pero su aspecto cambia. se encienden las primeras luces y la juventud se desenfada.
Bailan sobre la barra tazas de ribeiro y bandejas, oreja, cabeza de cerdo. Repetimos lacón.
Marca la ruta el casco histórico pero, si nos perdemos, seguiremos los pasos del ruido que se escucha en sus plazas.
La del campo acerca tabernas y oculta recetas; como la del delicioso arroz picante que seguro participará en el primer concurso de tapas que acogerá la ciudad este mes para premiar la mejor delicia gastronómica ?en miniatura?.
Apetece suavizar la noche. Se presenta larga.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook