Mapa de recursos


DE VILLA MARINERA, A CIUDAD DEPARTAMENTAL

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Marinera, industrial, militar, la ciudad se rescribe día a día a sí misma.

Ferrol, Narón y Valdoviño son las originales villas medievales de este entorno. En el siglo XVIII Ferrol crece con la creación de los arsenales y se convierte en capital del Departamento Marítimo; frente a los arsenales creció el Ferrol Nuevo. Los astilleros fueron su principal sustento en la segunda mitad del siglo XX. En el XXI la ciudad abre nuevos espacios industriales.

 
La memoria de Ferrol se escribe sobre agua; la de su ría, que escolta uno de los principales puertos de España.
Pesquera, militar, naval? así conocemos a esta villa marinera? a la que su ría transformó en ciudad. Son las aguas escogidas por el atlántico para bañar la llamada ?Tierra de Trasancos? en la alta edad media; ocupada ahora por los municipios de Ferrol, Narón y Valdoviño.
La ría miró al mar y sentó primitivos núcleos urbanos, como el de Neda o Mugardos, que aprovecharon el escaso suelo cultivable.
También fueron pocos los barcos que se aventuraron a adentrarse en la ría. eran épocas convulsas, y los ataques de naves vikingas impidieron el intercambio comercial y contacto cultural entre pueblos.
La llegada de la Baja Edad Media integró a la ría en el circuito internacional. aquí arribaron naves venecianas vendedoras de sedas y especias orientales.
De la tradición pesquera de Ferrol habla la zona más antigua, Ferrol Vello, fundado a principios del siglo XIII. Un tejido de calles estrechas y desiguales, que todavía hoy adivinamos barrio originario de la ciudad. Casas típicamente marineras, vestidas de madera y balcones con vistas al horizonte, sirvieron de refugio a pescadores, agricultores y gentes dedicadas al marisqueo y al salazón.
No despreció tampoco la corona las inmejorables condiciones de la ría como puerto natural. En ella se fijó Felipe V, en el siglo XVIII, y ordenó construir unarsenal y un pequeño astillero en La Graña. Cuando subió al poder Fernando VI decidió trasladar el Real Arsenal al este de la ciudad, y aproximar el levantamiento del astillero al barrio de Esteiro. El astillero empezaba a levantarse en 1749; un año más tarde, el arsenal, que se dividió en dos zonas operativas; la industrial o arsenal de los diques y la militar, conocida como arsenal del parque.
A finales de siglo, Carlos III añadió la pieza básica para completar el impulso definitivo de la ciudad y la prosperidad de sus gentes; la libertad de comercio llenó de futuro la vida portuaria de Ferrol. La decisión de los Borbones transformó la urbe en la capital del departamento marítimo del noroeste.
La mayor revolución industrial y naval experimentada en la ciudad era ya una realidad. El que fuera pequeño puerto pesquero, obligó a una ágil reestructuración urbanística... el rápido crecimiento de la población, motivado por el poderoso centro militar y las instalaciones para la construcción naval, cambió la fisonomía de la ciudad. Nacieron las clases sociales. junto al arsenal, creció el barrio obrero de Esteiro.El de La Magdalena, albergó a familias más acomodadas, estructurándolas en torno a dos plazas: de Armas o del Carmen, frente a la casa consistorial, y del Marqués de Amboage, llamada también de Dolores.
Debe el barrio nombre a una antigua capilla ya desaparecida; trazado? al plan de urbanismo racional y geométrico de calles rectas y estudiado corte perpendicular; un aspecto peculiar que se adornó de modernismo en el siglo XIX y fue declarado conjunto histórico- artístico en 1983.
La decadencia del siglo XIX frenó el desarrollo económico e industrial de la ciudad; marcado por las hostilidades con Inglaterra, la Batalla de Trafalgar y la pérdida de las colonias.La crisis afectó a los astilleros, que perdió trabajadores a bordo de buques de guerra y se vio forzado a reducir el ritmo de trabajo. Pero la actividad constructiva regresa a los astilleros mediado el siglo y se consolida en el siglo XX. tras la guerra civil, empiezan a asentarse sobre suelo ferrolano las primeras industrias vinculadas al sector naval. y se constituye el astillero privado en Fene, mientras que el de Ferrol pasa a manos de la Empresa Nacional Bazán.
Comienza la etapa dorada. la de mayor desarrollo económico proyectado a través de la agitada construcción naval y complementada por la incipiente industria auxiliar; un interesante foco de atención que impulsa el crecimiento de la comarca. El ritmo de trabajo disminuye a mediados de los 70, cae la demanda de buques de gran tonelaje y llega el declive definitivo.
La entrada del nuevo milenio sugiere fórmulas alternativas de reactivación económica; los astilleros militares se asocian a los civiles y nace el Grupo Izar. Conocido ahora como Navantia, abre paso a una nueva etapa de esperanza; la necesaria para seguir llamándose motor económico de Ferrolterra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook