Mapa de recursos


Playa América

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Nigrán, uno de los centros turísticos del verano en Galicia.

Hoy en día se extiende desde Panxón hasta la ensenada de Baiona, en una sola unidad, mimada y cuidadosamente urbanizada. Los vigueses buscan aquí calidad de vida, aunque es en verano cuando se nota que ha aumentando sensiblemente la población.

 
Para muchos esta es la mejor playa de Galicia, y desde luego son palabras mayores, porque nuestra tierra tiene más de 1200 kilómetros de costa.
Aún hay otro argumento de peso, Playa América lleva desde 1990 consiguiendo la bandera azul. Y este año repite. Incluso en la zona conocida como Panxón.
Se vende sola: aguas resguardadas de la bravura oceánica por las islas Estelas y Cíes, maravilloso paisaje, está orientada al oeste por lo que no se le escamotea ni una hora de luz solar.
De estos 2 kilómetros de playa es posible descansar en Patos, bandera azul, nadar o surfear en Cañas, tener un momento de recogimiento en la playa de la Madorra otra bandera azul, calma la de las calas que bordean Monteferro, o incluso en Portocelo en el corazón del litoral, aunque para vistas las de la cala de Monte Lourido.
En resumen cuatro banderas azules en Nigrán.
Pero levantemos la vista de la arena, y observemos el conjunto.
Estamos en el concello de Nigrán que como una crisálida, sale de su capullo cuando el termómetro sube de los 20 grados.
Los turistas acuden en masa a esta población confiados en que el balsámico Nigrán restañará sus heridas invernales de tedio y estress.
Y Nigrán siempre les cura.
Muchos vigueses también le han confiado su calida de vida porque esta es una población tranquila, protegida de las inclemencias por multitud de accidentes geográficos, y que su temperatura media en enero son los 10. La mejor prueba de que lo saben es que en Nigrán ha pasado a copar los fines de semana de los urbanitas, y concentra un enorme número de segundas residencias.
La decisión más complicada durante el verano consiste en escoger en cual de las atractivas terrazas se va a tomar uno la clara.
Les arrancamos definitivamente de la orilla del mar para llevarles a la orilla del cielo en Chandebrito a 500 metros.
Desde aquí se conoce más la costa que a ras, se descubren sus secretos, sus pliegues, la belleza de sus bahías y ensenadas.
Tras unos días en Nigrán la vista está acostumbrada al azul del mar y a las islas en el horizonte. Por un lado las Cíes un paraíso de obligada visita, y por otro las islas estelas que van a ser conservadas por iniciativa de un plan d ela Unión Europea.
Tanta playa, tanto mar y belleza eclipsan en parte la riqueza histórica de Nigrán, pero injustamente. Los pazos abundan en una tierra que está muy acostumbrada a la riqueza. Este es del siglo XIV de Cadaval, ahora recuperado. El Pazo de Cea es otro gran ejemplo. El de las Pías está en manos de una congregación religiosa. El de Touza está dedicado al turismo rural y es el marco perfecto para múltiples ceremonias.
Pero también hay en Nigrán edificios originales, casi derroches de genialidad como el templo votivo del mar, obra de Antonio Palacios. El granito inspiró cada paso que siguió en este templo que rompe cánones, aunque Palacios quiso que se conservara la antigua iglesia de Panxón a su lado. En fin que Nigrán juega con las cartas boca arriba, buen clima, buenas playas, una pizca de histroia y toda la comodidad.
A esto es a lo que nos referíamos cuando decíamos que están orientadas al oeste para no perder ni un minuto de sol. Ojalá la felicidad fuese tan fácil de conseguir.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook