Mapa de recursos


San Simón, Isla de Poetas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

San Simón un espacio bello y romántico recuperado para la cultura.

En realidad son dos islas: San Simón y San Antonio, unidas por un precioso puente. San Simón tiene sus historia en blanco y negro, fue leprosería y cárcel, pero hoy es un placer recorrer la pequeña isla y comprobar como sus viejos edificios han vuelto a la vida y como se ha recuperado su magnífico entorno.

 
Pocos lugares poseen en su asiento tanta historia como la Isla de San Simón. Desde las primeras referencias, este enclave en el fondo de la Ría de Vigo tiene sido, a lo largo de los siglos desde un lazareto hasta una prisión o un centro educativo.
En realidad son dos islas que están unidas por un puente y conocidas respectivamente como San Simón la mayor y San Antonio la pequeña. Su singularidad no viene únicamente por sus preciadas características naturales ni por su patrimonio histórico, que también lo tiene. Su gran aporte es la historia.
Esta idílica estampa que preside la Ensenada ya fue cantada por el poeta Mediño y desde él, muchos escritores y poetas han sucumbido al encanto de esta isla misteriosa.
En el Siglo XII fueron los caballeros templarios los que levantaron la ermita que inmortalizó el propio Mendiño en su cantiga. La devoción religiosa atrajo a los Pascualinos y a los monjes de Poio que se refugiaron aquí durante la peste de 1598.
Sufrió saqueos de vikingos y sarracenos, después las incursiones corsarias de Francis Drake y finalmente fue blanco de la armada inglesa durante el hundimiento de los Galeones de Rande.
En 1838 se construyen el lazareto y el puente que había de unir las dos islas. Durante la Guerra Civil se convierte en penitenciaría para transformarse más tarde en un albergue nacional donde pasaban sus vacaciones los oficiales de la guardia de Franco.
Entre 1955 y 1963 funciona como hogar para huérfanos de marineros y por fin en 1966, pasa al patrimonio del Estado que en 1977 reconoce a Redondela la soberanía de las islas.
Afortunadamente, después de años desocupada, la isla se prepara para una nueva vida con un plan de rehabilitación, prácticamente ya acabado, que recupera San Simón como espacio para la cultura.
La isla dejará de ser una postal del pasado gracias a este proyecto, que ha corrido a cargo del arquitecto César Portela, quien ha sabido aprovechar los antiguos edificios para convertir San Simón en un centro de ocio, congresos y estudios marinos.
Todo está a punto, tan sólo faltan pequeños detalles y saber la fecha a partir de la que se podrá disfrutar de este plácido entorno.
Lo que fue lazareto y prisión se convertirá en el Hotel Stela Maris y en los antiguos dormitorios del Hogar Méndez Núñez estarán la Casa de los Oficios del Mar y la Escuela de Vela. Esta hermosa cafetería restaurante acogía antiguamente las cocinas. Los viejos almacenes se han convertido en una residencia para cursos y seminarios con un edificio multiusos y aseos en el edificio de la antigua central eléctrica. Al otro lado, en San Antonio la antigua guarnición militar y antigua clínica servirá ahora para albergar un museo de la ría y una cuidada biblioteca.
Lo cierto es que viendo el resultado, seguro que todavía muchos escritores y bohemios, lograrán excitar su inspiración en esta isla de ensueño para dedicar nuevos versos a esta que por algo llaman la isla de los poetas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook