Mapa de recursos


OTOÑO EN EL MAR DE AROUSA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La belleza del otoño en el mar de Arousa.

Entre marisco y bateas, la luz de otoño, invade la ría que dicen de oro e invita al paseo para quedarnos en la mera contemplación de las faenas marisqueras que son la postal más típica del mar de Arousa. Una postal marina que refleja una inmensa riqueza.

 
Es otoño, y hay que aprovecharlo. Los paisajes de montaña y bosque son los preferidos en esta época, pero las rías muestran en esta estación una de sus caras más hermosas. Se visten con los tonos plomizos que anuncian el invierno. Se encuentran algo solitarias, los turistas prefieren disfrutarlas cuando el calor acaricia sus cuerpos. Nosotros queremos acompañarlas y mostrarles a ustedes la belleza del otoño en la más grande de las rías baixas, la de Arousa.
Son más de 200 km de agua, adornados con barcos, bateas, playas y figuras que buscan los tesoros que les devuelven las mareas. Será en agradecimiento por los mimos y cuidados que los habitantes de estas tierras arousanas dan a su ría, porque ella es su modo de vida. Porque esta es tierra de marineros y marisco. En 1945 se fondeó la primera batea. Ahora esta es ya la primera factoría del mar gallego, con casi el 70% de todas las estructuras mejilloneras de Galicia.
Esta ría es economía y también paisaje. Esta salpicada por decenas de islotes, también por islas mayores, habitadas o desiertas. La primera es la de Cortegada, bañada por una mezcla de agua dulce y salada. Está como varada frente a Carril, por el llamado ?canal de Viveiro? a tan poca distancia de este puerto que con la marea baja se puede andar hasta ella, como ya nos contaban las crónicas romanas de Plinio.
Dicen que es uno de los Jardines Botánicos de Galicia, y quien se acerque lo comprobará, porque es un auténtico vergel, solo les daremos un dato: es el mayor bosque de laurel de la España peninsular. Y como aval les diremos que forma parte del Parque Nacional de las Illas Atlánticas.
El centro de la ría le concede un valioso anonimato a la isla de Areoso.Por ahora es un auténtico paraíso de aguas transparentes y tranquilas, un jardín salvaje en el que disfrutar de la inmensidad de la ría, pero sobre todo en donde se puede disfrutar de un preciado silencio.
Silencio que no gozaron los habitantes de la isla de Sálvora, con una historia mucho más agitada. Este fue refugio de piratas y corsarios, sede en 1770 de la primera fábrica de salazón de Galicia y víctima actualmente de los maltratos del mercado inmobiliario. A pesar de ello mantiene una impresionante riqueza de fauna y flora que la convierten en socia del exclusivo club del Parque Nacional de las Illas Atlánticas, y candidata a ser el emblema turístico de la ría.
Surcamos las aguas de otoño de esta Ría de Arousa, y nos damos cuenta de que el clima es benigno, ideal para los deportes náuticos. Porque está abrigada del mar abierto, de los fuertes oleajes y su microclima mantiene suaves temperaturas todo el año.
Estas aguas fueron también manantial del que bebieron los escritores arousanos. Cabanillas o Valle-Inclán se dejaron seducir por esta ría del sol. Aunque también personajes menos pacíficos, como piratas, romanos o los temibles vikingos.
Es difícil no sentirse atraído por este mar de otoño, un mar agradecido, que nos regala belleza, poesía y vida.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook