Mapa de recursos


VACACIONES EN CARBALLIÑO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hay símbolos en Carballiño que jamás existirían sino fuera por la emigración.

Carballiño se mira, a veces, en el espejo del pasado y ve reflejado el éxodo de su gente hacia América y hacia Europa. No podría entenderse el Carballiño actual sin la aportación de los miles de emigrantes que de aquí partieron hacia América y hacia Centroeuropa.

 
Su fachada por momentos pertenece a otro tiempo, a esos años en los que mucha de su gente emigró hacia América y hacia Europa.
Las migraciones humanas constituyeron desde siempre una parte esencial de la historia de la humanidad, y en O Carballiño este hecho ha marcado su marco demográfico, el económico y el social.
Por eso el emigrante posee aquí los que son los más claros distintivos del municipio. El homenaje a los emigrantes carballiñeses inspiró la monumental obra de arte de Jesús Carballido, bautizada con el nombre de Muntem.
Un auténtico crisol de culturas de todas las épocas y continentes, en las que reside algún emigrante que fue vecino de esta tierra.
Fueron, por su parte, los emigrantes los que levantaron con su sudor este santuario. El templo de Veracruz fue fruto de una mezcla del entusiasmo popular y del esfuerzo de los canteros locales que levantaron cada pedazo de piedra y de pizarra que hoy luce el mayor símbolo de Carballiño.
Idea del entrañable párroco don Evaristo Vaamonde y obra del prodigioso arquitecto Antonio Palacios, hoy el templo preside la villa y protagoniza las más fieles historias de los que aquí regresan.
Fueron varias las décadas en las que O Carballiño vivió el espejismo de la recuperación, el retorno de muchos emigrantes a finales de la década de los setenta, no benefició en gran medida el esfuerzo demográfico realizado.
Las energías de los que un día tuvieron que marcharse se canalizaron hacia una mejora infraestructural y social hoy latente.
De hecho si Carballiño se ha convertido en una villa de vacaciones, ha sido gracias a los carballiñeses residentes en el extranjero; sus inversiones, las ayudas que enviaban a la familia, los nuevos negocios.
No podríamos entender el transcurrir de O Carballiño sin la aportación de los miles de emigrantes que partieron de esta comarca.
Por eso desde esta su tierra, se vive pendiente de aquellos que no regresaron. Sin ir más lejos, estas navidades, más de 3000 felicitaciones partirán hacia ese destino que un día les abrió las puertas a los Carballiñeses que así lo necesitaron.
Ya escribió Otero Pedrayo que en O Carballiño, ?el río Arenteiro aprende cortesía?. Se trata de la misma cortesía con la que los habitantes de este municipio esperan a que sus paisanos vuelvan a probar ese delicioso pulpo que especiales.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook