Mapa de recursos


PRESENCIA EN AMÉRICA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El latido de Galicia se sigue escuchando en América.

Dicen que aún quedan en América mas de un millón de gallegos. Son los hijos y nietos de aquellos protagonistas de aquel éxodo. Argentina, Venezuela, Méjico, Uruguay y Brasil son los países en los que aún permanece viva la llama de la Galleguidad aunque muchos se están viendo obligados a hacer el camino de vuelta como consecuencia de la crisis en que vive el Cono Sur americano.

 
El corazón de América late a ritmo gallego. Sonido de gaitas y ritmo de muiñeiras que marcan el compás al otro lado del océano.10.000 kilómetros nos separan, pero todavía existen puentes que siguen uniendo tierras, gentes y sobre todo sentimientos.
Dicen que aún quedan más de un millón de gallegos en América. Los que un día protagonizaron el éxodo que marcó la historia de este país. Los que se fueron buscando mejor vida, más posibilidades para ellos y para los suyos. Y aunque la ausencia pesaba como una losa, los cartiños que llegaban en forma de dólar, peso, o bolívar suponían para muchas familias el poder comer cada día.
Algunos volvieron, los menos. Otros echaron raíces y ahora ese millón de gallegos lo forman los hijos y nietos de la emigración.
Ellos son ahora la tierra sembrada en la que debe germinar el sentimiento gallego, el de la patria lejana pero que sienten como suya.
Para ello existe una importante red de comunidades gallegas en el exterior. Más de 170 centro gallegos se esparcen por todo Latinoamérica. Son auténticas embajadas de nuestra cultura, donde permanece muy viva la llama de la galleguidad. Para que se hagan una idea de la presencia gallega en el continente americano, en Montevideo está es el centro gallego más antiguo del mundo, fundado en 1879 por 847 socios. Y aunque Buenos Aires tiene la fama de ser la quinta provincia gallega, lo cierto es que la capital uruguaya acogió a casi tantos gallegos como la mayor ciudad de Galicia.
Aquel éxodo de principios de siglo se produjo en unas circunstancias difíciles para nuestro país, falta de posibilidades o problemas políticos llevaban a la población a buscar otro futuro sin resignarse al predestinado. No se entiende ya nuestra historia sin mencionar el triste apartado de la emigración.
Hoy las tornas están cambiando. Los que permanecieron toda la vida trabajando en los paises que los recibieron no encuentran salida a una situación política y económica que afecta a la casi totalidad de los países latinoamericanos.
Muchos se plantean la vuelta. Los jóvenes aprovechan los lazos familiares para repetir, al contrario, el camino de la emigración que ya protagonizaron sus padres o abuelos. Pero los 65 centros gallegos de Cuba, los 19 de Brasil o los 64 esparcidos por Argentina no dejaran de difundir el decálogo de la galleguidad. Todos estos esfuerzos no son en vano, es la forma de que el latido de Galicia se siga escuchando en América.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook