Mapa de recursos


Al Final del Trayecto

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Con humor, hablamos del culto a la muerte

Meigas, trasnos y diaños. Santas Compañas, espíritus misteriosos que se aparecen en los atardeceres de niebla..... A los gallegos nos fascina la muerte y cuantas leyendas la rodean. Por eso le rendimos un especial culto.

 
Hablar de la muerte y sus circunstancias se han convertido en un tema tabú; para muchos de nosotros admitir que la vida es limitada, nos produce una horrible sensación de vacío.
La muerte significa el final de la conciencia. Como sueño sin ensueños, como antes de nacer, sin recuerdos.
Por otra parte a los gallegos nos fascina la muerte, pero en el sentido más amplio de la palabra? meigas, trasnos, Santas Compañas?un mundo de leyendas que se une inevitablemente al especial culto que le rendimos a este final del trayecto de la vida. Vamos a hablar de la muerte. El terror a la muerte sigue siendo universal. Es por ello que vivimos como si no existiera? sin embargo la muerte se nos presenta?entonces le vemos la cara, se va aproximando y se queda entre nosotros.
A mucha gente no le gusta hablar de la muerte, pero hablar de ella no es un problema, sino una obligación de la vida, porque si fuera un problema tendría solución..
Y la única forma de combatirla es recordando a los que ésta se lleva, hay muchas maneras, con el querer, con el respeto, con rezos? Por eso los cementerios desempeñan un rol central en nuestra vida diaria?y en estos campos santos hay además quien tiene su peculiar forma de recordar, un simple nombre, una cruz, una fecha, una fotografía y los hay que intentan mantener el humor o la más simple sinceridad.
La muerte se ha convertido ya en una festividad en toda España y en toda Galicia. En un recordatorio de quienes se fueron y en un meditar de los que aquí quedan.
Pero ¿cuánto cuesta morirse? Es una pregunta a la que actualmente todo el mundo tiene temor, porque todos piensan y aseguran que sale más caro morir que nacer. Morirse no cuesta menos de 2.000 euros. Aunque establecer un coste medio resulta relativamente difícil.
El gasto más cuantioso es sin duda la adquisición del féretro. Dependiendo de los materiales, el acabado, la apariencia? los precios oscilan entre los 450 euros de un ataúd de la beneficencia a los 3.000 de los más lujosos. Según el tipo de servicio fúnebre...hay que añadir unos gastos de entre 350 euros que cuesta la incineración hasta los 500 de un enterramiento tradicional.
Pero los gastos siguen para familia y seres queridos: las flores, las esquelas, el oficio religioso todo esto suele sumar más de unos 600 euros a mayores.
Lo cierto es que nos cuesta concebir que sin nuestra presencia el mundo sea igual de importante, que no se resienta, que todo siga en su sitio, que no se pare unos segundos al menos para despedirnos. Y sin embargo no podría ser de otra forma, porque los que vivimos tampoco queremos que el mundo se pare, se altere o se resienta cuando otros se van.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook