Mapa de recursos


Territorio de Cervo

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En el municipio de Cervo se localiza la fábrica de porcelanas de Sargadelos.

Sargadelos es una de las más prestigiosas fábricas de porcelana de Europa. Pero además es un conjunto histórico artístico de gran interés por lo que significó el emporio industrial de su Real Fábrica con los restos de sus altos hornos, la presa abastecedora de agua, la casa de la administración, el pazo residencial y el jardín conocido como Paseo de los Enamorados.

 
Sargadelos ha situado a Cervo en un lugar destacado de la historia de las artes decorativas. Su evolución está íntimamente ligada a la explotación de los yacimientos de caolín del municipio.
El origen de lo que hoy es el grupo de empresas Sargadelos fue la fábrica de loza instalada en el siglo XVIII por Antonio Raimundo Ibáñez. Pero sería a mediados del XX cuando los intelectuales gallegos emigrados en Argentina proyectaron en estas tierras de Cervo su intención de trabajar por la recuperación económica y cultural de Galicia. Y lo hicieron mediante la búsqueda de las señales de un sistema propio de expresión, ligado a la tierra, a nuestra historia.
Sargadelos evoluciona cada año con nuevos diseños. La creación de una figura es un proceso que puede llevar varios meses. Se buscan nuevos temas pero también se tiene muy en cuenta la inspiración más clásica.
Sargadelos y su entorno es además una de las piezas que configuran el proyecto de ecomuseo que prepara el ayuntamiento de Cervo. Bajo el sugerente nombre de Tierras de Azul Cobalto pretende mostrar al visitante todas las riquezas del municipio. El concepto de un gran museo sin paredes integra naturaleza, historia y cultura.
La parroquia de Cervo nos devuelve atrás en el tiempo. Su casco urbano posee el encanto de los pequeños lugares. Casas de piedra cuidadosamente restauradas, calles empedradas y molinos reconvertidos en lugares de ocio. El punto de partida ideal para nuestro recorrido.
Bañado por el mar Cantábrico y rodeado de finos y blancos arenales, San Cibrao es el núcleo urbano más importante de Cervo. Esta Península de la Paz vigila el horizonte desde el faro de Punta Atalaya y recuerda una historia ligada irremediablemente al mar.
De su puerto partieron carabelas y buques balleneros hace ya muchos siglos. Su memoria se guarda hoy en el único museo provincial dedicado al mar. Desde sus inicios en 1969 pretende ser el reflejo de la vida marinera de la costa lucense. Su riqueza biológica y etnográfica atrae cada año a cerca de quince mil personas.
La industria de salazón de pescado ha dejado también su huella en Cervo. Los restos de esta vieja fábrica han sido restaurados para dejar constancia de su valor. Junto a ella una carpintería que aprovechaba el proceso de ahumado para secar la madera.
Hoy el mar sigue dando trabajo a Cervo. A través de la pesca y de la industria de Alúmina-Aluminio.
El ocio viene marcado en Cervo por sus instalaciones deportivas. Una piscina olímpica climatizada y el nuevo pabellón polideportivo pueden albergar competiciones del más alto nivel.
Tampoco faltan las fiestas, como las de la Maruxaina y la Queimada, declaradas de interés turístico. Y para aquellos de gustos más tranquilos, los paseos junto al río. El Cobo deja a su paso parajes para perderse. Cerca ya de su desembocadura lo atraviesa un hermoso puente medieval. En tiempos pasaba por aquí uno de los caminos reales de la parroquia de Lieiro. Si miramos aún más atrás vemos este antiguo paso que se muestra cuando el cauce baja.
Sólo el Xunco es quien de competir con los paisajes del Cobo. Viejos molinos que hablan de tiempos lejanos, aguas que corren en calma y el otoño que cae como un manto.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook