Mapa de recursos


Es Otoño en O Courel

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Para muchos el más emblemático de los espacios naturales de Galicia

El otoño O Courel es un paraíso multicolor que encierra entre sus fragas el paisaje más admirado. Algunas de las aldeas han vuelto a la vida reconvertidas en lugares turísticos . En cualquiera de ellas puede uno sentir la grandiosidad de la montaña .

 
Verdes cumbres, verdes valles. El otoño en O Courel es este año más primavera que nunca. Sólo la lluvia nos recuerda que los meses han avanzado veloces. Todo parece haber vuelto a rebrotar en un fantástico cambio generacional.
Esta sierra que es frontera natural con Castilla embriaga por su grandiosidad. Es excesiva y voluptuosa. Sus venas se abren en cada río y en cada cascada. Rompiendo la piedra y abriendo caminos por donde pasan.
La riqueza natural de la sierra de O Courel es un patrimonio que merece un tratamiento acorde a su altura. Por eso las administraciones trabajan para lograr la calificación de parque natural. Un reconocimiento en el que también se espera incluir los no menos ricos Ancares.
No los vemos porque sus costumbres son en muchos casos nocturnas, pero estos bosques albergan su propia población. Martas, comadrejas, nutrias, tejones? la diversidad de la fauna es inmensa. Junto a ellos, elegantes corzos y los temidos jabalíes.
Pero la vida se aprecia sobre todo en esta flora que lo envuelve todo. Y ocupando un lugar privilegiado, la Devesa da Rogueira, uno de los mejores bosques de la Península Ibérica por su biodiversidad. Algunos estudios apuntan a más de setecientas especies botánicas en tan sólo doscientas hectáreas. Todo un universo al alcance de nuestras manos.
La Devesa da Rogueira es caprichosa y desconfiada. Exige que le rindamos pleitesía para apreciarla en toda su dimensión. Por eso el trayecto es duro y siempre a pie. Pero la recompensa satisface a todos.
La vitalidad de esta Devesa da Rogueira contrasta con la quietud de las muchas aldeas que pincelan O Courel. El tiempo ha hecho mella en algunas, fantasmagóricas ya. Casi olvidadas por quienes aquí nacieron, viven sólo de recuerdos.
Pero no todo es abandono. El gobierno gallego y los planes europeos han ayudado a la vuelta a la vida de aldeas como esta de A Seara. Heridas de muerte por la emigración, su futuro parecía escrito. Pero sus habitantes se han negado a resignarse y luchan cada día por situarse en el mapa. El auge del turismo de naturaleza encendió la idea de la rehabilitación y hoy se muestran al visitante con su nuevo aspecto.
Desde cualquiera de estas aldeas la grandiosidad de las montañas resulta sobrecogedora. Su vida ha sido tan larga e intensa que nuestra visita apenas dura un suspiro para ellas. Los años se reflejan en la roca y es que O Courel es uno de los puntos geológicos estructurales más importantes de España. Por ello algunos expertos sugieren que debiera ser creado un parque geológico.
El Courel tiene el encanto de lo auténtico. Aquí el frío es más frío que nunca pero también el sol es más luminoso y la comida más sabrosa. Y eso hay que saber apreciarlo. Ya lo hizo Uxío Novoneyra y dejó constancia en algunos de sus poemas más hermosos. Textos que van más allá de la palabra escrita, que evocan y sugieren, designando las cosas para que estas aparezcan ante nosotros.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook