Mapa de recursos


La Metrópoli Atlántica

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vigo desarrolló su vocación atlántica entre sus más céntricos edificios modernistas y la belleza de barrios marineros como Bouzas o Teis.

Es lo que conocemos hoy como Vigo Centro. La ciudad que crece desde el mar y se asienta entre el Olivo y la Iglesia de Santiago. Ambas suponen actualmente el corazón de la ciudad modernista, la de los edificios más nobles y la que mira al mar.

 
La ciudad Atlántica es, sin duda, la más atractiva del Gran Vigo. Una ciudad que va recuperando su Casco Viejo que durante las últimas décadas permaneció como el antiguo espíritu abandonado de la ciudad.
Hoy es el Vigo que mira al mar desde el Paseo de Alfonso, en el Olivo, el símbolo de la ciudad que dicen ha crecido de un esqueje del olivo que antiguamente existía en el atrio de Santa María.
Según Ferrín, a finales del s.XIX había dos ?Vigos?, dos parroquias que ahora las distinguimos por sus edificios religiosos, el mencionado de Santa María y el de Santiago en Policarpo Sanz.
Paradójicamente, a pesar del evidente repunte cultural y comercial de la zona, para todos continúa siendo el Vigo Vello.
El que desde los mismo restos del Castillo de San Sebastián baja por el viejo barrio de pobladores hacia los soportales del Berbés. Antaño llegaba el mar hasta ellos. Pero se le ha ganado terreno al mar y un nuevo plan urbanístico lo ha transformado por completo a pie de lonja.
Desde el Berbés nos dirigiremos a la plaza da Pedra donde antiguamente se asentaba uno de los más atractivos mercados y que los tiempos lo han cambiado por este otro. Pero el encanto perdura y sigue ofreciendo al visitante todo tipo de productos. El mayor reclamo, es sin duda, el que ofrecen las sabrosas ostras que aquí, por la mañana, las saborean a cientos. Con razón le llaman la calle Pescadería.
Eran mercados a cielo abierto, como el de A Laxe, hoy ocupado por el edificio Bahía, o la plaza de la Constitución. En esta última y sus alrededores se situaban los usos centrales de la ciudad?como el antigua ayuntamiento (hoy Casa da Cultura Galega-Fundación Penzol).
También, la casa donde nació Méndez Núñez es otro de los soportes de la historia de esta acogedora plaza, un nombre que reaparece en la famosa Alameda y que enseguida se convirtió en el salón urbano de Vigo, centro de la vida social callejera.
Es un barrio histórico ligado al mar y también al mundo de los gremios del que todavía quedan pequeñas muestras, como la escondida calle de los Cesteiros.
Dirigimos nuestros pasos hacia la puerta del Sol, en la que vemos la figura del Sireno, mitad hombre y mitad pez. Desde este lugar comenzó el ensanche de la nueva configuración urbana.
Es el engarce entre la ciudad histórica y la nueva. La apertura de la calle Elduayen en 1896 supuso la división en dos del barrio de intramuros. Y sobre esta base fueron creciendo los barrios de extramuros y articulándose así la nueva expansión de la ciudad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook