Mapa de recursos


GALICIA DE CINE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El audiovisual gallego atraviesa un buen momento

Uno de los aspectos de la cultura gallega que mas ha destacado en los últimos años ha sido la producción audiovisual. Películas, series de ficción, documentales y otros formatos han servido para demostrar que este es un país de cine.

 
Lo que acabamos de ver, de Margarita Ledo Andión, profesora de periodismo de la Universidad de Santiago, es tan sólo un ejemplo. La producción documental gallega ha superado ya las 5.000 horas, y lo cierto es que hay verdaderas obras de arte.
En Galicia aproximadamente los 25 títulos que salieron de las productoras durante este pasado año, muestran que estamos en la onda documental que respira el género. Pero todo tuvo un origen que no debe olvidarse.
El audiovisual gallego se suma al carro de la ?fiebre documental? que se desenvuelve en todas las cinematografías y que son herederos de una trayectoria que se cultiva desde principios del siglo XX.
Hablar de los inicios es hablar de la escuela documental ourensana, hablar del origen del cine y del audiovisual gallego, es hablar de la Galicia del exilio. Carlos Velo, Antonio Román y José Suárez fueron una autoridad en materia cinematográfica en nuestra comunidad. Después de estos inicios se desarrolló un cinema de correspondencia entre Galicia y la diáspora en la emigración, trabajos de corte noticiario en los que destacó la labor de José Gil; fuente de inspiración a partir de los años 50.
Pero no fue hasta que el audiovisual gallego se convirtió en un sector estratégico por ley (1999), cuando se empezó a fomentar la producción de todos los géneros. Al nacimiento de más instituciones dedicadas a la defensa y promoción del sector, se une el aumento del número de rodajes que se producen en Galicia, además de que aumentan las producciones que llevan la etiqueta de ?gallego?.
A pesar de faltar mucho para consolidarse, el cine gallego moderno, a partir de Sempre Xonxa, del inolvidable Chano Piñeiro ocupa un lugar importante en la producción estatal.
Dependiendo de la fuente que se utilice, podemos decir que la facturación del audiovisual gallego ha supuesto en los últimos años entre el 4 y el 10% de la facturación estatal. Por el momento continúa siendo un sector avalado por las subvenciones institucionales, Pero eso no ha impedido que tengamos buenas películas, buenos actores y una buena ficción televisiva.
Galicia se ha convertido en un plató televisivo con rodajes como La Lengua de las Mariposas, El Año de la Garrapata, La Promesa, Heroína, Los Lunes al Sol y un largo etc que, a parte de lucir nuestra geografía, ha tratado temáticas de actualidad y muy ligadas a la tierra gallega.
Y ha llegado así a las pantallas de mano de actores y directores que en muchos de los casos han salido de nuestra excelente cantera. Algunos ya han llegado al Goya, como Tosar y otros van camino de una larga y prometedora carrera cinematográfica; Mabel Rivera, Uxía Blanco, María Pujalte.
Lo que resulta curioso es que la gran mayoría de ellos se han dado a conocer a través de la pequeña pantalla por medio de las series televisivas también gallegas que han obtenido grandes cuotas de audiencia y que tan sólo les queda pendiente la asignatura de la exportación.
Lo realmente importante ahora es que el sector se pueda mantener por sí solo, el primer paso para empezar a consolidarse ya se ha dado, el audiovisual empieza a estructurarse como tal y posteriormente trabajará para que nazca una industria real del cine en Galicia, que haga también las funciones de una factoría Cultural.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook