Mapa de recursos


LAS MEDALLAS DE ORO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les presentamos a nuestros deportistas más prestigiosos

Galicia ha escrito brillantes páginas deportivas gracias a sacrificados deportistas, que han sabido interpretar el deporte como la expresión máxima del esfuerzo común de un pueblo. En estos éxitos tiene mucho que ver el Centro de Alto Rendimiento y Tecnificación de Pontevedra en el que completan su formación una buena parte de este elenco de medallas de oro.

 
Desde los inicios de la televisión el deporte que ha inundado nuestras retinas ha sido el fútbol. Hoy todavía sigue siendo un deporte de masas, sin embargo, en Galicia hay mucho más que contar.
El riesgo y la aventura son otras alternativas que están en auge nuestra comunidad y hacen que el deporte se viva por aire, mar y tierra.
Son muchos y excelentes los deportistas que brillan con luz propia en Galicia. En todos los deportes existen nombres propios con acento gallego, lo que ha servido para situar la bandera blanca y azul en el mundo.
Un ejemplo de esta universalización son las olimpiadas. Tanto en el pasado como en las más recientes hay gallegos. El redondelán, Pedro Cea, ha subido a lo más alto del podium (jugando con la selección de fútbol del Uruguay) en dos ocasiones: Las olimpiadas de Paris de 1924, y las de Ámsterdam de 1928.
Más recientemente, en los juegos de Atenas del 2004, para deleite de los aficionados españoles, David Cal se encaramó a lo más alto para recoger un merecido oro en 1000 metros y una plata en 500. En total, entre ayer y hoy, el medallero olímpico gallego tiene 10 medallas.
El Fútbol y el piragüismo son las dos disciplinas que más veces nos han hecho subir al podio olímpico. Los primeros que han cosechado éxitos han sido los tudenses Miguez y Ramos Misioné. En las olimpiadas de Montreal en el 76, y el las de Moscú y los Ángeles, de los 80. Pero hoy tenemos muchas promesas, entre las nuevas generaciones sobresalen, Alfredo Bea, David Mascato, o Portela, entre otros.
Todos ellos grandes deportistas que están dejando huella en el palmarés internacional, como es el caso del chantadino Fran Vázquez que, incluso se ha permitido renunciar, nada menos, que a ser una estrella de la liga de baloncesto americana, (la NBA).
Jóvenes y sobradamente preparados. Miren sino estos ojos. Es la mirada del éxito. Desde hace unos años podemos presumir de tener un Cassius Clay gallego, no es otro que el joven Iván Pozo. A sus 26 años campeón de Europa y el tercer mejor deportista del mundo en peso mosca.
Dejamos los guantes y nos ponemos a pedalear. El ciclismo es otro deporte muy practicado en Galicia. Desde los tiempos de Álvaro Pino hasta hoy han pasado por las mejores metas gallegos como Oscar Pereiro o Marcos Serrano.
El ciclismo también es una de las disciplinas del triatlon junto con la natación, y el atletismo. Esta es una de las actividades deportivas más duras. Donde aparte del esfuerzo personal una buena estrategia es fundamental para hacerse con el triunfo, y nadie lo sabe mejor Ivan Raña, que se ha hecho, nada menos que, con el título de campeón del mundo.
El mar también ha sido conquistado por nuestros deportistas. Venciendo, como nadie, a la fuerza del viento el regatista Chuni Bermúdez se ha convertido en una de las estrellas de la prestigiosa regata Volvo Ocean Race.
Y es que en cualquier elemento agua, tierra o aire los deportistas gallegos se hacen valer. Detrás de todos estos triunfos y éxitos se esconde el esfuerzo, el entrenamiento y el sacrificio personal de cada uno de ellos. Horas y horas de trabajo que, a veces, tiene su recompensa en el podium de los campeones.
Y de este esfuerzo diario saben mucho los deportistas del Centro de Alto Rendimiento y Tecnificación de Pontevedra al que podemos llamar la escuela de campeones. En él la competición es la materia obligatoria cada día, ya que como su nombre indica en el Centro de Alto Rendimiento solo están los mejores. Son los deportistas del mañana. Y, seguramente, las promesas del futuro.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook