Mapa de recursos


UN TREN DE HISTORIAS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La historia del ferrocarril en Galicia.

Todo tren tiene su historia y el tren de Galicia escribió las páginas de la suya. Por una parte la epopeya de los hombres que construyeron las primeras vías en condiciones infrahumanas y que han merecido más de un homenaje.

 
La historia del ferrocarril en Galicia está inevitablemente unida al sufrimiento de miles de hombres que participaron en su materialización.
La construcción del tramo Zamora-Ourense que nos unía con la meseta fue recibida con entusiasmo en el municipio de Castrelo do Val, donde más de 4000 trabajadores se enrolaron como carrileros o carrilanos. Hoy en día les rinden homenaje, el municipio conserva en su memoria a todos estos hombres. Se mantiene la Ruta dos Carboeiros un itinerario cultural de 17 kilómetros por donde antiguamente se transportaba el carbón. Porque su historia merece ser recordada, como agradecimiento por su labor y por los sufrimientos padecidos. Este fue el escenario del día a día de miles de trabajadores entre 1926 y 1956, represaliados por dictaduras, gobiernos monárquicos y republicanos y sometidos a condiciones muy difíciles de trabajo. Jornadas interminables en una oscuridad casi absoluta, caminatas de kilómetros, mala comida, barracones saturados.
Aunque no todo es negra sombra en la historia del ferrocarril gallego.
Se mantienen algunas antiguas rutas, la que une a Pontenova con Ribadeo es una de las más románticas. Este tren servía para transportar el hierro que se fundía en lo hornos de calcinación hasta el puerto de Ribadeo, donde se cargaba en los barcos. Hoy la estación tiene otros fines, y las vías han sido eliminadas para acondicionar una ruta de senderismo. Se conservan las casetas que guardaban el carbón que alimentaba a la máquina durante el recorrido y sobre todo el encanto de este camino paralelo al río Eo.
Aunque de esto hace ya muchos años, no fue este el primer ferrocarril. Nos remontamos a 1873. La estación de Carril y la de Cornes, próxima a Santiago, esperaban engalanadas la llegada del primer tren. La modernidad llegó subida a senderos de hierro y a máquinas que despertaban la admiración de los habitantes de estas tierras.
La empresa era de la ?West Galicia Railway Company? pionera de la implantación del tren en Galicia. Y el gerente John Trulock, abuelo del nobel Camilo José Cela, en cuya Fundación se conservan recuerdos de esta primera línea ferroviaria y la famosa locomotora a vapor ?Sarita?, un regalo recuerdo del primer ferrocarril portugués. Por ello el nobel gallego se proclamaba ?románticamente intoxicado por el humo del carbón, no como una desgracia, sino como un galardón?.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook