Mapa de recursos


TERRITORIO CUBIERTO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El territorio a cubierto es un elemento importante de la nueva economía rural.

Esta iniciativa, los cultivos intensivos, lleva casi un siglo cosechando productos hasta entonces imposibles para el agro gallego. Comprenden todo tipo de hortalizas pero son las flores las estrellas de los invernaderos gallegos.

 
Estamos comprobando el cambio que se ha producido en la mentalidad empresarial del rural gallego.
Los cultivos intensivos eran impensables hace 25 años. Tradicionalmente la agricultura se caracterizaba por el minifundismo, basada en el policultivo y en el trabajo intensivo. El cambio se produce pensando en una modernización y en la optimización de recursos. Ahora los invernaderos forman parte del paisaje de cada aldea.
Gracias a este método en Galicia se dan productos que hasta entonces que nadie imaginaba que pudiésemos disfrutar, y más en casi cualquier época. Se crean microclimas adecuados a las plantas que se quieren cultivar, pero eso requiere empezar con un buen diseño de invernaderos.
Así ha nacido una industria paralela dedicada a la construcción de estos mini ecosistemas. En esta empresa de Puentedeume, Invernaderos Trigo, los fabrican desde los 700 euros, aunque si queremos un proyecto integral hecho a medida el gasto ya supera el millón de euros.
Aquí producen todas las piezas y, una vez hechas, montan el invernadero. Nos enseñan uno de los más modernos que existen en Galicia.
Aquí se cultivan de forma intensiva eucaliptos clónicos para las repoblaciones forestales, y mediante estos invernaderos se consigue el clima idóneo para su crecimiento.
Aunque la tecnología nos permite mucho más. Los sistemas inteligentes que se aplican a las mesas de cultivo están dotadas de un sistema de riego que se programa según las necesidades de la planta.
De esta forma los empresarios encuentran la forma de disfrutar durante más tiempo de las cosechas de frutas y verduras. Las delicadas fresas o los exquisitos pimientos de Herbón crecen ya en estos territorios cubiertos.
Aunque las flores son casi las que tienen más tradición de invernadero. Los claveles que nacen bajo nuestros plásticos pasean por todo el territorio nacional. Y las rosas gallegas son las más apreciadas de las floristerías galas.
La mayoría de estas empresas son privadas, aunque hay casos de sociedades cooperativas como Hortoflor que han crecido de forma espectacular. En dos décadas son ya más de 200 socios y produce y comercializa más de 60 especies de flor y productos hortícolas.
Ya ven que estos territorios cubiertos son ya imprescindibles para la economía rural.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook